La Comunidad de Montes de Santa María de Oia rechaza frontalmente el uso de sus terrenos para la instalación y paso de infraestructura para el parque eólico del Merendón, el cual afecta a los comuneros de Loureza, O Rosal y Oia. “Parece ser que nuestros derechos no existen para la Xunta de Galicia, y hacemos esta interpretación porque no cuentan con nuestra opinión ante el hecho de que la empresa adjudicataria nos dijo que o aceptamos el proyecto o nos expropiarán”, lamentan los comuneros de Oia en un escrito.

La comunidad reconoce que la afección que sufrirían en términos cuantitativos es “mínima”, pero denuncian formas “oscuras” en la tramitación de las autorizaciones cuando los propietarios y los colectivos sociales no pueden organizar reuniones informativas con la ciudadanía para explicarle el impacto de estos proyectos de cara al medio ambiente y las economías locales. “No podemos celebrar una asamblea con los 150 comuneros para tratar esta situación debido a la pandemia”, alega la comunidad de montes de Oia. “Nuestra dignidad no se evalúa por las migajas que van dejando las multinacionales mientras se llevan los beneficios a costa de la destrucción del territorio; estamos a favor de las energías renovables, pero no de esta forma”, apuntan.