La controversia abierta en Baiona alrededor de la exposición de fotografías con desnudos femeninos a las puertas de las oficinas municipales ha pasado del encendido debate público a la violencia verbal justo los últimos días que podía verse. La concejala de Igualdad, Yasmina Moreira Costas, ha acudido al cuartel para denunciar insultos e injurias proferidos a través del teléfono contra ella misma, contra funcionarias municipales y también contra el alcalde, Carlos Gómez. La Guardia Civil ha abierto una investigación para esclarecer la autoría de las llamadas.

Fue la pasada semana cuando desaparecieron misteriosamente las dos imágenes que desencadenaron el conflicto. La exposición, obra del fotógrafo ourensano Alexandre Folgoso, presenta un total de 18 instantáneas que muestran desnudos con la intención de dar visibilidad al cuerpo femenino y mostrar la opresión a la que está sometido cotidianamente. Dos de ellas son la clave de la polémica por incluir simbología católica. En una, una mujer con cruces pintadas sobre los pechos sostiene un cáliz que oculta su vagina y, en la otra, otra joven simula la imagen de una virgen con un manto como única prenda de ropa encima, una pandereta a modo de corona, una hoz en la mano y el texto “na miña cona mando eu” sobre el torso. Ambas fueron robadas el día pasado día 12 y la edil las repuso este jueves, día 19, de acuerdo con el autor, tan solo un día antes de dar por finalizada la muestra y recoger el material.

A primera hora del día siguiente, el viernes, el último día que pudo verse la exposición en el hall del Concello, la secretaria personal del alcalde recibía la primera llamada cargada de agresiones verbales. Poco más tarde, era la auxiliar administrativa del Centro de Información á Muller la que cogía el teléfono y escuchaba toda clase de insultos e injurias hacia ella y hacia miembros del gobierno municipal como la propia Yasmina Moreira y el regidor.

La concejala decidió acudir al puesto principal de la Guardia Civil Baiona-Nigrán porque “non vou permitir ningún acto violento deste tipo contra ningunha muller que traballe no Concello, nin tampouco inxurias contra a miña persoa”. Es consciente de que “probablemente a denuncia non chegue a ningures, pero fíxena por dar un toque de atención, porque non podemos tolerar este tipo de actos violentos.”, recalca.

El PP habla de “provocación”

La recuperación de las fotografías en cuestión no solo desató las comunicaciones telefónicas denunciadas, sino también nuevas críticas del PP local. La formación conservadora había exigido hace 15 días la retirada de la exposición por considerar que hería sensibilidades. El viernes tacharon la vuelta de las imágenes a su sitio de “nueva provocación hacia los vecinos por parte del gobierno local”. Acusaron a los dirigentes municipales de “volver a fomentar la polémica en lugar de ser responsables y escuchar las quejas de los ciudadanos”.

Lamentan además que el tripartito ignorase la carta que la Secretaria Xeral de Igualdade, Susana López Abella remitió mostrando su “preocupación” por la ubicación elegida” para la muestra, aunque sin instar su retirada.

Fue también la semana pasada, concretamente el día 11, cuando la Asociación Española de Abogados Cristianos, la misma que llevó a los tribunales andaluces a tres mujeres que participaron en la “procesión del coño insumiso” en 2014, solicitó la retirada de la exposición baionesa en los juzgados.