Un incendio destruyó en la madrugada de ayer los servicios públicos instalados en el área recreativa de Aranza. Los daños afectaron a una parte de la caseta de madera que alojaba los servicios, que quedó completamente inservible. Desde el Concello de Soutomaior calculan en más de 5.000 euros el importe total de los desperfectos producidos.

Los hechos ocurrieron sobre la 1.45 horas, cuando se recibieron varios avisos de la central de Emergencias del 112 y de varios vecinos de la zona. Hasta el lugar se desplazó el retén de guardia de Protección Civil de Soutomaior. A su llegada, los efectivos de emergencias procedieron al corte del suministro eléctrico y constataron que ya estaba desconectado, lo que descarta que el origen del fuego pudiera deberse a un cortocircuito. Ante las horas de los hechos y que los baños se encontraban cerrados, todo apunta a que el incendio fuese provocado.

Tras los primeros trabajos de extinción los efectivos de Protección Civil observan que, a pesar de que el fuego parece extinguido, el interior de los paneles de madera está recubierto por un aislante térmico-acústico inflamable, por lo que decidieron esperar a la llegada del operativo de los bomberos del Morrazo, que utilizó una espuma especial que evita la entrada de oxígeno y garantiza que la combustión se detenga.