El alcalde de Ponteareas, Xosé Represas, rechaza paralizar la instalación de la caldera de Biomasa por “responsabilidad” y porque “cuando se terminen las obras, a los vecinos se les disiparán todas las dudas”. Así lo dijo en el pleno municipal.

En la sesión intervino el presidente de Ponteareas Saudable, Román Alonso, que anunció que los vecinos afectados acudirán a los tribunales con el fin de resolver, entre otras cuestiones, la titularidad de los terrenos en los que se instala esta fuente de energía de combustión natural.

Así, mediante un ruego en la sesión plenaria, el presidente de Ponteareas Saudable, la asociación que se creó para protestar contra la instalación de la caldera de biomasa en el casco urbano, pidió al alcalde que paralizara las obras y “se documentara bien sobre el proyecto que se está realizando”. Alonso anunció en su intervención que la plataforma acudirá a los tribunales para resolver la titularidad de los terrenos en los que se instala dicha caldera. Ante esto, el regidor explicó que seguirá con el proyecto y que “las dudas de los vecinos se disiparán cuando esté terminada”.

Zona ARI

La Corporación municipal también aprobó en sesión plenaria, con los votos a favor del equipo de gobierno (BNG y PSOE) y el Partido Popular, la solicitud a la Xunta de Galicia, en concreto al Instituto de Vivenda e Solo, la declaración de ARI del Casco Urbano de Ponteareas con el objetivo “de mejorar su habitabilidad”, en palabras del regidor. De esta manera, calles del entorno de Praza Maior y ambos lados de Rúa Real, entre otras, serían objeto de rehabilitación integral por parte de la administración autonómica. El Plan General de Ordenación Municipal (PXOM), que es uno de los elementos que se deben tener en cuenta para ello, se debatirá en el próximo pleno con la comparecencia del alcalde.

Como moción urgente, el pleno municipal aprueba, por unanimidad, instar a la Xunta de Galicia que contemple en sus presupuestos del ejercicio 2021 asuntos como la ampliación del centro de salud de Ponteareas o la renovación del convenio de la estación de autobuses además de pedir al gobierno autonómico los gastos para desinfectar los colegios por el Covid-19.

Precisamente, en el tema sanitario, con los votos a favor del Bloque Nacionalista Galego, Partido Socialista y los independientes de Ponteareas (ACIP), sacan adelante la propuesta de instar a la Xunta de Galicia a reactivar la sanidad primaria. El PP se mostró en desacuerdo porque “es una irresponsabilidad exigir que se vuelvan a los mismos flujos normales en los centros de atención primaria que cuando no existía la pandemia”.