El coronavirus ha entrado en la casa consistorial de Tui y ha provocado importantes alteraciones en el funcionamiento de los departamentos municipales. Especialmente en servicios sociales, donde dos trabajadoras han dado ya positivo, y el resto del personal se encuentra confinado, incluido el concejal responsable, Ismael Diz. Esto ha provocado que el Concello haya dictaminado el cierre total de este departamento “hasta nuevo aviso” y, al menos, hasta la próxima semana. “Nuestra prioridad ahora mismo es que las trabajadoras estén bien”, asegura el edil. No obstante, se seguirán atendiendo urgencias sociales, como posibles desahucios o casos de maltrato. Hay que señalar que, desde el inicio de la pandemia, la media de casos diarios que atendían los servicios sociales de Tui estaba entre los seis y los ocho.

Pero esta solo es una de las medidas que se han visto obligados a tomar desde el gobierno local por el creciente impacto del coronavirus en el municipio, que continúa en alerta roja. El problema, además, es que la entrada del Covid-19 en la casa del Concello alterará por completo la vida municipal en los próximos días. Porque además de los dos positivos en Servicios Sociales, también se ha detectado un contagio en un auxiliar de la Policía Local. Todo ello ha obligado a tomar una serie de medidas. Por ejemplo, se vuelve a activar la cita previa para los trámites en todos los departamentos, incluido el registro de entrada, que se podrá solicitar telefónicamente, por email o a través de la sede electrónica del Ayuntamiento.

Otra de las medidas tomadas para contener el virus es la activación de turnos rotatorios de trabajo presencial en el Ayuntamiento para garantizar que en caso de registrarse un caso positivo no haya que cerrar un departamento al completo, como ha sucedido con Servicios Sociales. Con esta reorganización, apuntan desde el Concello, se garantiza que el 50% del personal de cada servicio podrá estar en activo si se registra un positivo, al crearse al menos dos turnos de trabajo sin contacto presencial entre ellos.

También se ha suspendido por seguridad, tanto para los vecinos como para los propios trabajadores, el servicio de recogida de enseres voluminosos, ya que en muchas ocasiones implica la entrada en los domicilios.

Por último, el Ayuntamiento realizará a partir de hoy el test de antígenos a todos los trabajadores municipales, unas pruebas que ofrecen los resultados en solo quince minutos. Estos test darán una medida exacta de la incidencia del virus entre el personal municipal. Hay que señalar que hay tres concejales que ya han dado negativo en la PCR aunque siguen en cuarentena domiciliaria por precaución. Se trata, además del edil de Servicios Sociales, Ismael Diz, de Yolanda Rodríguez, de Urbanismo, y Rafael Estévez, de Cultura y Deporte.

Todas estas medidas fueron consensuadas ayer al mediodía en la reunión celebrada entre el gobierno local y los representantes de los trabajadores. En función de los resultados de esos test de antígenos que se comenzarán a realizar hoy, no se descarta tomar nuevas medidas. Con todo ello, apuntan desde el Ayuntamiento, se busca garantizar la continuidad de la atención al público, y que a su vez se preste con las máximas condiciones de seguridad. El Concello tudense reitera la solicitud de responsabilidad a la ciudadanía, “extremando las precauciones ante la actual situación derivada de la pandemia del coronavirus”.