El Concello de A Guarda se ha marcado como meta de cara a 2030 que la flota de vehículos municipales sea íntegramente eléctrica. Esta es una de las iniciativas con las que prevé reducir un 40% las emisiones de CO2, tal y como marca el Plan de Acción por el Clima y la Energía Sostenible (PACES), un requisito del Pacto de Alcaldes por el Clima y la Energía que, en el caso de A Guarda, ya ha sido presentado por la empresa encargada de su elaboración, en la cual participarán grupos políticos, personal municipal y resto de guardeses, a través de diversas encuestas que se realizarán próximamente.

El documento marcará las políticas municipales a desarrollar en los próximos 10 años con el objetivo de disminuir las emisiones de CO2 a la atmósfera. El gobierno local trasladó a la empresa encargada de la redacción del PACES sus líneas estratégicas, algunas de las cuales en las que ya se está trabajando. Es el caso del ahorro en consumo de energía eléctrica. “Ya estamos trabajando en este ámbito desde hace tiempo, en la actualidad estamos con la licitación del cambio de la iluminación pública con luminarias led y tenemos también proyectos encima de la mesa que se basan en el aprovechamiento de la energía local”, indican desde el gobierno guardés.