SUSCRÍBETE

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los parques eólicos de la Serra da Groba, un paso más cerca

Acciona coloca una antena meteorológica para sondear la fuerza del viento y la densidad del aire | La Xunta evalúa la instalación de 44 molinos en la zona y de 13 en el Galiñeiro

Excavación en el Alto da Groba para las sujecciones de la antena.

Excavación en el Alto da Groba para las sujecciones de la antena. RICARDO GROBAS

Los vientos de los parques eólicos previstos en la comarca del Val Miñor y alrededores ya soplan en el Alto da Groba. La compañía Acciona instala una antena meteorológica que medirá las condiciones del entorno para su proyecto de aerogeneradores, cuya tramitación ambiental está en marcha por parte de la Xunta. Una excavadora y varios operarios trabajan desde el martes en la zona para colocar el artefacto, de 80 metros de alto, anclado al suelo mediante ocho cables tensores sujetos con piquetas.

La Consellería de Economía, Empresa e Innovación todavía no se ha pronunciado sobre la veintena de proyectos que tiene sobre la mesa para toda Galicia, entre ellos los que plantean 13 molinos de viento en el Monte Galiñeiro y otros 44 en la Serra da Groba, divididos en seis parques -el Albariño con 11 aerogeneradores, el Merendón con 7, el Torroña con 10 muíños, el Torroña I con 4, Torroña III con 10 y el de O Rosal con otros 2- distribuidos por los montes que forman la Serra da Groba en los municipios de Baiona, Oia, Tomiño y O Rosal. Todos ellos con dos subestaciones eléctricas asociadas y cuatro torres meteorológicas.

Mientras el departamento autonómico valora la viabilidad de los proyectos, firmas como Acciona, detrás de al menos alguno de los seis previstos en la Serra da Groba, trabajan en las catas previas desde hace tiempo. La compañía alquiló hace un año los terrenos a la comunidad de montes de Belesar, la propietaria del entorno del Alto da Groba, para colocar la torre. Ocupará los terrenos durante al menos dos años y, a cambio, aportará una cantidad anual a la entidad cuyo presidente, Pablo Sánchez Román, prefiere no revelar por respeto a la asamblea de comuneros.

Para instalar los aerogeneradores, de 160 metros de alto, la empresa y la sociedad mancomunada tendrán que firmar otro contrato. Ya lo habían hecho hace una década, en aquella ocasión a través de la sociedad Eurovento, que pretendía colocar 21 molinos en toda la Serra da Groba, -algunos de ellos en territorio de Belesar-, a los que finalmente desistió a causa de la crisis económica. Aquel acuerdo establecía el pago de 3.000 euros por aerogenerador al año a la entidad vecinal. Para el próximo habrá que renegociar las condiciones, considera Sánchez Román.

Las obras que se desarrollan en el Alto da Groba, autorizadas por el Concello de Baiona y la Xunta y centradas todavía en la excavación para colocar las sujecciones de la antena que quedará instalada en dos semanas, han hecho saltar las alarmas entre los defensores del espacio protegido.

La plataforma SOS Groba alertaba a través de las redes sociales de los daños al ecosistema de esta intervención preliminar y advertía de que se multiplicarán cuando lleguen los aerogeneradores. "Isto é un avance do que virá despois. Abriranse enormes pistas para o paso da maquinaria en montes practicamente virxes e, ademais de alterar a paisaxe,afectaranse os acuíferos e as especies de animais e prantas da zona", apunta Xilberte Manso, portavoz del colectivo.

Las asociaciones ecologistas de la comarca retoman la lucha que habían iniciado hace una década contra del despliegue eólico finalmente frustrado entonces. Aseguran estar de acuerdo con la energía verde y limpia, "pero non a calquera prezo e non por medio da especulación e a destrución da natureza e da paisaxe da Groba e do Galiñeiro", recalca Manso.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats