Entre los asuntos que abordaron ayer el alcalde de Baiona y la delegada de la Xunta en Vigo, se encuentra la renovación de la Estación de Tratamento de Auga Potable (ETAP). "Un proyecto que urge porque la Xunta ha impuesto ya tres multas coercitivas por la calidad del agua, que aunque se mantiene potable no alcanza los estándares óptimos al quedarse obsoleto el sistema de potabilización del año 1992. Necesitamos vías de financiación para ello", señaló Gómez Prado, que también solicitó ayuda a Fernández-Tapias para la sustitución de la estación de bombeo del saneamiento en Santa Marta.