El Concello de Redondela procede en los últimos días al repintado de toda la señalización horizontal en el casco urbano, unos trabajos que abarcan no solo los pasos de peatones para mejorar la seguridad vial, sino también las plazas de aparcamiento para personas con movilidad reducida y los vados de carga y descarga.

Por otro lado, también se procede a delimitar las plazas de estacionamiento en aquellos lugares, como el Salgueiral, donde no estaban marcadas, lo que redundará en un mejor aprovechamiento del espacio viario. Los trabajos serán complementados con el refuerzo de la señalización vertical.

La alcaldesa, Digna Rivas, destaca la importancia de estos trabajos para mejorar la movilidad de los peatones en el casco urbano garantizando su seguridad.