Padres y madres de alumnos de los 14 centros educativos públicos de Redondela convocaron para hoy a las 20 horas en la alameda Castelao una concentración "por una vuelta al cole segura y sin improvisaciones". Las Anpas quieren "garantizar que los servicios de aula matinal, comedor y actividades extraescolares que venimos ofreciendo en los últimos años se puedan ofrecer también en el curso que ahora comienza"; pero a la vista de los protocolos de adaptación al contexto de la Covid-19 publicados por la Xunta de Galicia renuncian a organizar dichas actividades.

"La última versión del protocolo sigue responsabilizando a las Anpas de todo aquello que pueda ocurrir en las actividades que organizamos", explican en la convocatoria. Para retomarlas exigen a la Xunta "dos sencillas y racionales condiciones". Por un lado, que el protocolo de la Consellería de Educación "deje por escrito que la responsabilidad y consecuencias sanitarias de su aplicación será de la Administración y no de las Anpas". Por otro, "que provea recursos para su correcta aplicación".

Las familias de los alumnos de Redondela rechazan "asumir responsabilidades que no nos corresponden" ni tampoco los costes adicionales que supone el protocolo.

La protesta de hoy en la alameda está convocada por las Anpas de las EEI A Marisma, San Pedro y Ventosela; los CEIP de Quintela, Outeiro das Penas, Igrexa, Alexandre Bóveda, Cedeira, Porto Cabeiro; CEP Santa Mariña e IES de Chapela, Illa de San Simón y Mendiño.

Suspensión de comedores

Emilia Rodríguez, presidenta de la Anpa del colegio Igrexa-Chapela, expone que a raíz de las exigencias de la Xunta se han visto obligados a suspender el Aula Madruga, el comedor y las actividades extraescolares. Realizarlos con los protocolos actuales los hacen "inviables" pero esperan "reactivarlos si se modifican las condiciones y dan ayudas".

El curso se inició ayer en el centro con los más pequeños, para lo cual han habilitado puertas y horarios diferentes y redistribuido espacios. Los padres celebraron una asamblea en el patio para conocer los detalles ante la nueva situación.

La alcaldesa Digna Rivas mostró su apoyo a las reivindicaciones de las Anpas: "Reclamamos a la Xunta que asuma las competencias que le corresponde, y aún así nosotros nos responsabilizamos de las tareas de desinfección de los colegios, que nos cuestan casi 8.000 euros al mes". Asimismo garantizó que si no hay comedores escolares, el Concello apoyará a los niños de las familias con menos recursos "como hicimos durante el confinamiento".