Las directrices de la concejalía redondelana de Medio Ambiente para no retirar las algas de la playa de Cesantes por su papel en el ecosistema han motivado protestas de usuarios y vecinos. Algunos se han organizado por las redes sociales y recogen firmas en contra de esta nueva política que, según alegan, causa molestias y aleja al turismo. El PP local también cuestiona los criterios de gestión de los arenales y acusa a la alcaldesa Digna Rivas de "no cumplir con su obligación" de mantener las playas limpias.

El departamento de Medio Ambiente, que dirige el concejal de AER Roberto Villar, ha organizado en varios fines de semana rutas explicativas por el litoral de Cesantes y reparte folletos informativos en los que recalca que "las algas no son basura". De acuerdo con el consejo de biólogos, la concejalía insiste en que las algas no deben retirarse sistemáticamente de la orilla del mar.

Lo cierto es que Cesantes, como fondo de ría, recibe algas en gran cantidad arrastradas por la marea. Y su acumulación resulta molesta para muchos usuarios. "Los vecinos firmantes no estamos de acuerdo en que no se limpien las algas de las playas. Desde hace más de 40 años las playas se limpiaban durante los meses de verano y ahora nos encontramos con que están llenas de algas podridas, con abundantes bichos y mal olor. Por lo que exigimos que procedan a la limpieza de las playas y su mantenimiento tal y como se venía haciendo", reza el documento que han firmado unas 200 personas en los últimos días.

Ana Barros, una de las vecinas de Cesantes impulsoras de esta campaña, asegura que "no es una cuestión política" su oposición a las algas en la playa. "El Concello tiene el resto del año para dejar que las algas hagan su función natural, solo pedimos que las playas se limpien en verano como se hizo siempre. Ahora no se puede ni poner la toalla por la cantidad de bichos que saltan y por el olor", explica.

La portavoz municipal del PP, Carmen Amoedo, lamenta que el gobierno local "haga oídos sordos" a las "múltiples quejas". Dice que la alcaldesa "calla y otorga" ante el edil de AER "por miedo a perder el apoyo de su socio de gobierno".

"Entendemos y aceptamos que hay que proteger los ecosistemas", indica Amoedo, "pero, de acuerdo con el criterio de los expertos, hay formas de retirar las algas sin causar perjuicios". Para el PP, el concejal de Medio Ambiente "confunde conceptos", porque "una cosa son las playas naturales y salvajes y otra bien distinta son las playas urbanas, donde se debe limpiar".