Las familias del Baixo Miño con menores con dificultades de aprendizaje ya no se tendrán que trasladar a Vigo para recibir atención gracias a que la Mancomunidad del Baixo Miño, formada por los Concellos de Tui, A Guarda, Tomiño y O Rosal, ha dado luz verde a la creación de una Unidad de Atención Temprana en la comarca, cuyos pliegos de condiciones para la licitación del servicio se aprobaron ayer.

El servicio se sufragará con una subvención de la Xunta y con fondos de los propios Concellos, lo que permitirá contratar a un psicopedagogo, un psicólogo y un logopeda que atenderán a los niños y niñas de entre 0 y 6 años, ayudándoles a interiorizar pautas que promuevan su normalización

"Entendemos que la estimulación temprana permite detectar y trabajar de manera coordinada e integrada con la familia, hacer las derivaciones oportunas y dotar de los recursos necesarios, para evitar costosos desplazamientos que son muy gravosos para las familias con menos recursos", explican desde el Servicio de Educación y Apoyo Familiar de Tomiño, que fue el redactor del proyecto para la mancomunidad.

La Unidad e Atención Temprana se instalará en Tomiño, pero abarcará a los 48.175 habitantes del Baixo Miño, de los cuales 2.035 son menores de 6 años. Dentro de la franja de edad de los 0 a los 6 años, según los datos facilitados, aproximadamente un 10% padecen alguna patología como Trastorno del Espectro Autista, problemas de dicción o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad.