El aparcamiento del Campo da Feira de Redondela, situado junto a la Alameda Castelao, tendrá limitación del tiempo de estacionamiento a un máximo de una hora en la hilera de plazas situadas en el lateral junto al río Alvedosa. El gobierno local anunció ayer la próxima puesta en marcha de esta iniciativa, enmarcada en el plan de medidas para dinamizar la Praza de Abastos como motor de la reactivación comercial de la villa tras la crisis sanitaria del coronavirus.

La regulación parcial afectará a la primera línea del aparcamiento, paralela al río, que será convenientemente señalizada y permitirá habilitar cerca de cuarenta plazas en las que se limitará el estacionamiento a una hora, "tiempo más que suficiente para hacer las compras en el mercado municipal", explica la concejala de Comercio, María Castro.

Con esta regulación del estacionamiento, que tendrá un horario de 8.00 a 15.00 horas, se pretende conseguir una rotación de vehículos y, por tanto, una mayor facilidad a la hora de realizar las compras en la plaza de abastos.

La alcaldesa redondelana, Digna Rivas, subrayó la importancia de la medida "como elemento dinamizador del mercado", que tiene que ser uno de los ejes de la reactivación comercial de la localidad tras la crisis del Covid-19".

Rivas apuntó que la regulación de esta primera línea de estacionamiento "permitirá que, a lo largo de la mañana, utilicen ese espacio cerca de 280 vehículos y que los clientes de la plaza de abastos puedan realizar sus compras con mayor facilidad al contar con un estacionamiento próximo, accesible y con rotación continua de sus plazas".

La regulación horaria de este espacio no es una novedad, puesto que en 2008, en tiempos del alcalde socialista Xaime Rei, se implantó una medida similar al poner en marcha la zona azul gratuita en esta zona. El gobierno bipartito de aquel momento (PSOE-BNG) justificó la decisión ante la demanda de los comerciantes y los puestos de la plaza de abastos para favorecer la rotación de vehículos en el centro urbano, con el objetivo de revitalizar el comercio local. Aquella zona azul permitía un tiempo máximo de estacionamiento de una hora y media de lunes a viernes entre las 9.00 y las 13.30 y de 17.00 a 20.00 horas, y los sábados en horario de mañana.

Años después, en 2012, durante el gobierno del popular Javier Bas, se planteó la instalación de barreras en el acceso para controlar la estancia en este aparcamiento y regular así el tiempo máximo de estacionamiento, aunque nunca se llegarían a colocar.