Los equipos de intervención y rescate liberaron en la tarde de ayer a un hombre que se quedó atrapado en el interior de un pozo de hormigón de unos cuatro metros de profundidad en Baiona. Según informa el 112, para sacar al hombre, que resultó ileso, los efectivos del GES del Val Miñor utilizaron una escalera. Los hechos sucedieron en una zona de monte próxima a Cabo Silleiro.