Las playas de Cesantes y Arealonga son el mejor escaparate turístico de Redondela durante la temporada estival. Sin embargo el estado de los principales arenales del municipio no es el mejor en plena temporada veraniega. Usuarios de ambas playas expresan sus quejas por la falta de limpieza, que aseguran que es escasa, y sobre todo por la carencia del servicio de retirada de algas, que se acumulan sobre la arena junto a la orilla, "causando una mala imagen y generando malos olores cuando se secan", afirman los bañistas.

Una de las zonas más "abandonadas" es la playa de Cesantes desde el entorno del hotel Antolín hasta la zona portuaria, un espacio en el que se encuentra la única playa canina del interior de la ría. "En toda esta zona las algas se amontonan sobre la arena, además de todo tipo de restos que trae la marea empujados por el oleaje. Aún no hemos visto a nadie limpiar esta zona de playa a pesar de que estamos en julio", asegura Martina Álvarez, residente de la zona. Los usuarios de la playa redondelana afirman que hasta hace unos días todo el arenal "daba pena", aunque reconocen que esta semana vieron a unos operarios realizando labores de limpieza, aunque solo en la zona de A Punta hacia el norte, que hasta el año pasado tenía bandera azul. "El resto [en referencia al tramo de A Punta hasta el muelle] permanece casi abandonado, sin ningún tipo de intervención", lamentan.

La situación en Arealonga es parecida, donde para darse un baño es necesario sortear una hilera de algas secas. Los vecinos aseguran que aún no han visto al tractor que en años anteriores las retiraba y amontonaba en uno de los extremos, dejando limpia la playa.