El Concello de Covelo es uno de los que ha decidido mantener el servicio de piscina este verano, pero limitará el aforo incluso más de lo previsto por las actuales normas y para ir será necesario hacer reserva previa.

Según las normas en las que está trabajando el Ayuntamiento, y que aún no están publicadas y por lo tanto no son definitivas, la asistencia se limitará a 90 personas día, el 65% de un aforo de 150, y los vecinos y vecinas deberán elegir si quieren ir por la mañana o por la tarde, puesto que pondrán en marcha dos turnos diarios, uno de 12.00 a 16.00 horas y otro de 16.00 a 20.00.

Para realizar la reserva se usará la web del ayuntamiento, aunque se estudia la posibilidad de una aplicación móvil, y los vecinos empadronados tendrán preferencia. Para ello se establecerá que de las 90 personas que entren, 65 plazas por turno son preferentes para empadronados o empadronadas y 25 para no residentes, teniendo en cuenta que durante el verano Covelo recibe la visita de muchas personas familiares de vecinos.

Con todo ninguna persona, sea empadronada o no, podrá ir a la piscina más de doce veces cada mes, independientemente del turno, ya que las normas prevén un máximo semanal de reservas de tres a la semana.

El Concello dará todas las facilidades para hacer las reservas, incluso hasta el momento de inicio del turno y desde una semana antes, pero si prohibe la reventa de entradas haciendo que las mismas sean personales e intransferibles aportando nombre y apellidos y dni. Las personas que tengan reserva pueden acceder a las instalaciones al inicio del turno o después, aunque deberán llamar porque la puerta estará cerrada y solo se abrirá para salir de la instalación cuando la persona que asista decida marcharse.

Por otra parte, debido a la situación de pandemia, además de ducharse deberán desinfectarse las manos, cumplir la distancia de seguridad de dos metros, no se podrán practicar juegos de contacto físico, no se podrán usar vestuarios y duchas interiores, el acceso a los baños será individual, deberá respetarse la distancia de seguridad entre los recintos delimitados y resto de instalaciones y se seguirán en todo caso las indicaciones de los socorristas y personal encargado de las instalaciones.

Otros concellos de la comarca -como Salvaterra y Salceda- decidieron no abrir las piscinas esta temporada por la seguridad de los bañistas y para evitar normas restrictivas a los usuarios y usuarias. A Cañiza anunció que la abriría si bien no se conocen todavía fechas y normas a establecer. En Covelo la previsión de apertura es la primera semana de julio.