Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Gobierno prohíbe los escraches al presunto agresor de una vecina de Nigrán

La tensión en la parroquia de Camos lleva a la Guardia Civil a intensificar la vigilancia y al Concello a convocar una concentración de repulsa contra la violencia hoy a las 21.00

Vecinos concentrados ante la casa del supuesto atacante con fotos de la víctima.

Vecinos concentrados ante la casa del supuesto atacante con fotos de la víctima. // FdV

La agresión a una mujer de Nigrán ha convertido el barrio en el que reside en un auténtico polvorín. La Subdelegación del Gobierno prohibió ayer las protestas que han organizado en los últimos días vecinos de la víctima ante la vivienda del presunto atacante y su familia con el fin de evitar que la tensión acumulada en la zona acabe descontrolándose. El Concello, por su parte, convocó para esta noche una concentración pacífica contra la cualquier tipo de violencia.

El conflicto se sitúa en el barrio de A Cruz, en la parroquia de Camos, y los hechos que lo desencadenaron sucedieron el pasado viernes. La víctima permanecía todavía ayer ingresada en el hospital Povisa de Vigo con la nariz y un pómulo roto a consecuencia de los golpes. La Guardia Civil detuvo al día siguiente al presunto agresor, que salió del juzgado en libertad con cargos en unas horas. Su regreso a casa, ubicada en las proximidades del domicilio de la agredida, sin orden de alejamiento causó indignación en el entorno. Los vecinos decidieron mostrar su apoyo a la víctima y lo hicieron ante la vivienda del investigado.

La fotografía del rostro desfigurado de la agredida corre por las redes sociales y está presente en los escraches. El último se desarrolló el miércoles, entre las 20.00 y las 22.00 horas del miércoles. La Subdelegación del Gobierno no se opuso a su desarrollo porque la solicitud vecinal de concentración llegó en tiempo y forma y se refería a un acto de rechazo a la violencia de género. Pero los incidentes registrados, principalmente insultos y amenazas, llevaron a la Administración central a cambiar de opinión y prohibir más protestas. Los manifestantes habían solicitado reunirse todos los días a la misma hora en el mismo lugar, pero según apuntan fuentes del departamento estatal, la Guardia Civil remitió un informe que desaconseja el desarrollo de las protestas para evitar males mayores ante el ambiente de nerviosismo que se percibe.

El asunto preocupa al gobierno local, que llama a la población a concentrarse hoy en la Praza do Concello a las 21.00 para mostrar su repulsa por lo sucedido. El alcalde, Juan González, leerá un manifiesto oficial en señal de rechazo contra cualquier tipo de violencia tras el ataque a la mujer de Camos. La declaración institucional del regidor defenderá el diálogo pacífico como único medio para la solución de conflictos y se posicionará contra cualquier clase de agresión, sea física o verbal, explicó ayer.

"Desde el ayuntamiento no podemos ser ajenos a un problema como este, no nos podemos quedar de brazos cruzados", explicó González ayer, quien insistió en que "romper la nariz a alguien nunca puede tener justificación".

Apuntó que "se trata de una situación muy complicada, de tensión enquistada entre familias, en la que todos debemos poner un poco de sensatez para alcanzar una solución. El diálogo siempre debe ser el camino", subrayó. "Nigrán no es ni mucho menos un lugar conflictivo y esta no es la imagen que queremos dar", agregó.

Compartir el artículo

stats