El grupo municipal del BNG de Redondela presentará en el pleno ordinario una moción para que la corporación exprese su rechazo al plan del Celta para construir un centro comercial en el municipio vecino de Mos, dentro de su proyecto de ciudad deportiva. Los nacionalistas justifican su postura contraria a la nueva área de ocio en "defensa del pequeño comercio".

El portavoz del BNG, Xoán Carlos González, entiende que la proliferación de grandes superficies comerciales en el área de influencia de la ciudad de Vigo "puede suponer el cierre definitivo de cientos de pequeños establecimientos" tanto en Redondela como en otros municipios del entorno, lo que también implicaría "la desaparición de miles de puestos de trabajo" de los comercios locales.

Los nacionalistas apuestan por tomar iniciativas en defensa del comercio local que afecten al Área Metropolitana de Vigo. "La grave crisis provocada por la epidemia del Covid-19 supuso la parálisis de la actividad comercial durante dos meses en los distintos municipios, situación que se puede agravar en el futuro inmediato" en el caso de que salga adelante el centro comercial que promociona el Celta.

"Este proyecto pretende expropiar 183.715 m2 pertenecientes al monte comunal de Tameiga [18,7% del ámbito] y 145.251 m2 propiedad de los comuneros de Pereiras [14,8% del ámbito], terrenos que perderían su función eminentemente social y ambiental, pasando a formar parte de un negocio especulativo privado", afirma González, que lo califica de "claro ejemplo de pelotazo urbanístico".