Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

REDONDELA

Los dulces más solidarios en Arcade

Una pastelería elabora 70 tartas de alta repostería para donarlas a las familias desfavorecidas de Soutomaior - "Un buen postre puede alegrar un poco la vida", justifica la propietaria

La repostera Isabel Pérez ultima la decoración de las tartas, ayer, con ayuda de su hijo en Arcade. // FdV

La repostera Isabel Pérez ultima la decoración de las tartas, ayer, con ayuda de su hijo en Arcade. // FdV

En los momentos complicados una alegría siempre ayuda a llevar mejor la situación. Y si es dulce, con más razón. Partiendo de esta premisa, una conocida pastelería de Arcade, Deliart, decidió ayer dar una sorpresa a las familias con escasos recursos del municipio, que por desgracia se han incrementado en los últimos dos meses debido al desplome de la economía causado por la crisis sanitaria del coronavirus. "Sabemos que hay mucha gente que lo está pasando mal, así que quise aportar mi grano de arena para poder ayudarles. A nadie le amarga un dulce, y un buen postre puede suponer una alegría en el día a día", explica la propietaria del negocio, Isabel Pérez.

Coronavirus en Galicia: última hora

Sigue las noticias sobre la incidencia de la pandemia del Covid-19 en la comunidad

De manera altruista, esta repostera acudió ayer a las seis de la madrugada a su obrador para elaborar setenta tartas de distintas variedades para atender a todos los gustos, desde las clásicas de manzana, larpeira y de Santiago, a otras más complejas como la San Marcos, la de nata y fresas o la famosa Red Velvet, para regalar todas ellas a los vecinos más desfavorecidos. "Son cerca de 400 raciones que espero que sirvan para hacer un poco más felices a toda la gente que atraviesa un mal momento; solo con eso ya habrá merecido la pena todo el esfuerzo", comenta Isabel mientras adorna los últimos pasteles con la ayuda de su hijo.

El revés económico también ha afectado a su negocio, que ha visto cómo se reducían las ventas de manera muy importante con el cierre de hoteles, restaurantes, pazos y con la suspensión de bodas y comuniones. Aunque la pastelería no ha cerrado las puertas durante el decreto de alarma, la caída de la facturación le ha obligado, como a muchos otros empresarios, a realizar un ERTE a sus dos empleadas. "Esto nos está afectando a todos, pero cuando desde Protección Civil nos propusieron colaborar con esta iniciativa no me lo pensé dos veces. Siempre he participado en acciones solidarias y ahora con más razón", apunta. La pastelería Deliart donó huevos de chocolate de Pascua a los niños de Aldeas Infantiles y organizó talleres de repostería para los abuelos con sus nietos, entre otras iniciativas.

Compartir el artículo

stats