El gobierno municipal de Porriño se ha propuesto intermediar para alcanzar una solución a tres bandas que garantice el mantenimiento de los usos social, cultural y deportivo de diversas instalaciones en Budiño cuya titularidad ha pasado a manos de la Comunidad de Montes de dicha parroquia tras una resolución del Jurado de Montes.

El concejal de Patrimonio y teniente de alcalde, Pedro Pereira, presidió una reunión con representantes de todos los grupos de la corporación y directivos de las cinco entidades afectadas (Centro Recreativo de Mosteiro, Centro Social e Cultural A Cruz, Asociación Cultural A Lagaoa de Orbenlle, Asociación de Veciños A Tapada de Cerquido y Club de Futbol San Salvador de Budiño) en la que les trasladó que "la posición de partida es buscar una solución intermedia entre asociaciones afectadas, comunidad de montes y Concello evitando la judicialización del asunto y con el fin primordial de garantizar que se mantengan los actuales usos culturales, sociales, vecinales y deportivos". A tal fin, el concejal tratará el tema previamente en la junta de portavoces para "fijar una postura común" y luego citará a las entidades afectadas y a la comunidad de montes para "negociar y alcanzar una solución consensuada.