Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LOURIÑA

Vigo considera que el centro comercial en Mos lesiona doblemente las finanzas de la ciudad

Caride señala que la modificación del PXOM mosense "es desfavorable para los intereses vigueses por la merma al comercio y por utilizar servicios públicos sin ninguna compensación"

María José Caride. // R.G.

María José Caride. // R.G.

La concejala de Urbanismo del Concello de Vigo, María José Caride, ha sido tajante en cuanto al rechazo de la zona comercial vinculada a la ciudad deportiva del Celta en los montes de Mos. Así, ayer, expuso públicamente el contenido de las alegaciones del consistorio vigués, como municipio colindate, a la modificación puntual del Plan Xeral de Mos que daría cabida legal al proyecto sosteniendo que "es desfavorable para los intereses de Vigo porque lesiona las finanzas de la ciudad en un doble sentido, por la merma que puede ocasionar al comercio de proximidad y a los centros comerciales actuales y previstos y también porque está utilizando servicios públicos de Vigo sin que Vigo tenga ninguna compensación".

Caride incidió que el objetivo fundamental es construir un centro comercial. "Lo que se nos presenta es un documento en el que el uso característico es el uso terciario comercial, es decir, que la modificación del plan es para hacer un centro comercial, al lado del cual lleva unas instalaciones deportivas. Se coloca el nombre del club de la ciudad (Real Club Celta de Vigo) para intentar dar cobertura a una actuación comercial".

Por una parte mencionó "cuestiones de estricta legalidad", aportadas por los servicios técnicos municipales, como el hecho de que "no debería ser una modificación del plan sino una revisión del mismo" o que "fuese un particular, que no es propietario del suelo, el que presente una modificación puntual y no fuese el Concello de Mos quien hiciera una licitación específica para contratar la redacción de dicha modificación"; y por otra banda hizo alusión a "cuestiones que menoscaba el interés general de los ciudadanos de Vigo" refiriéndose al tema del tráfico, transporte público y el agua.

Caride recordó el informe desfavorable de Fomento al diseño de un nuevo viario "por hacerlo en el lugar en el que hoy tiene mayor índice de siniestralidad de España, donde la velocidad tiene que reducirse a 60, con muchos problemas de saturación de tráfico", a la vez que "el propio documento advierte que el centro comercial será el responsable de más del 96% de desplazamientos previstos".

Por lo que respecta al transporte público "se hará con el transporte urbano de Vigo y recomiendan a Vigo incrementar la frecuencia para prestar un mejor servicio sin que exista previamente ningún contacto con el Concello de Vigo para promover un convenio o actuación coordinada. No pueden poner como prestador de un servicio a alguien que ni está consultado ni se llegó a una solución conjunta y, sobre todo, cuando creemos que ese centro comercial es lesivo para el comercio de Vigo". Del mismo modo se refirió al volumen de agua que se precisa, "que va a salir de la presa de Eiras y del convenio con el Consorcio del Louro sin que Mos tenga firmado con Vigo ningún convenio que de cobertura a esta mayor aportación de agua" que cuantifica en "un 30 % superior al que tiene el Consorcio del Louro".

El Concello de Vigo "entiende que las necesidades deportivas del Celta tienen que estar cubiertas, estaríamos encantados que fuese en la ciudad de Vigo como así le ofrecimos, pero si legítimamente el club decide ubicar parte de sus instalaciones en otro lugar nosotros tenemos poco que decir y respetamos sus decisiones", apostilló la concejala viguesa defendiendo que "bajo ningún concepto se justifica la ubicación de un gran centro comercial de 130.000 metros cuadrados, el mayor de la provincia, como no justificaría otra actuación que supusiera que la principal infraestructura deportiva que tenemos en esta ciudad (Balaídos) que responde perfectamente a las necesidades que tiene el Celta no fuera utilizada".

Obras con licencia

Por otra parte, el diputado del PPdeG, Alberto Pazos, afirmó ayer en el Parlamento gallego que "la ciudad deportiva del Celta en Mos será obligatoriamente autorizada si cumple los requisitos legales y obligatoriamente denegada en caso contrario". En su intervención aseguró que "todas las obras que se están haciendo en este momento tienen licencia municipal", en contraposición a la afirmación realizada por el diputado del BNG Luís Bará, al que pidió que retirara sus falsas acusaciones.

Compartir el artículo

stats