Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El matadero de Nigrán cierra tras 33 años al servicio de cien carnicerías de Vigo

La sociedad anuncia el cese de actividad el próximo día 14 "debido a la situación económica de la empresa" y dispara la incertidumbre entre los 9 trabajadores de la planta

El matadero Macomusa, en el parque empresarial Porto do Molle. // N.P.

El matadero Macomusa, en el parque empresarial Porto do Molle. // N.P.

El sector cárnico de Vigo y su área se quedará este mes sin su matadero de referencia desde hace tres décadas. La planta de Macomusa, ubicada en el parque empresarial nigranés de Porto do Molle, echará el cierre el próximo día 15. Así lo anuncia un cartel colocado en la puerta de la nave para informar a los clientes y así se lo han hecho saber en los últimos días la dirección a la plantilla, integrada por 9 trabajadores.

Los nota informativa firmada por el presidente de Matadero Comarcal General y Frigorífico S.A. (Macomusa), Antonio Rodríguez González, apunta que la junta de accionistas aprobó el cese de la actividad el pasado 19 de diciembre "debido a la situación económica de la empresa". Señala además que la el día 14 será el último en que permanecerán abiertas las instalaciones, de manera que los últimos sacrificios se realizarán el día 13 y el reparto de la carne, el 14.

Un centenar de carnicerías y mayoristas llevan sus reses a la nave nigranesa para comercializar la carne. Numerosos particulares de toda la comarca del Val Miñor y alrededores también encargaban las matanzas a la planta para consumo propio. En total, según fuentes de la plantilla, el matadero sacrificaba una media de 500 animales al mes, entre 100 y 150 a la semana. Fundamentalmente, ganado bovino y ovino. La empresa llegó a matar cerdos años atrás e incluso caballos, pero en la actualidad se centra en la ternera y el cordero.

Las cifras de sacrificios se han mantenido durante los últimos años, tal y como apuntan operarios de la planta, inmersos en la incertidumbre sobre su futuro laboral. A apenas dos semanas del cierre de la nave, suponen que se quedarán en la calle, aunque aseguran no haber recibido explicaciones al respecto.

Con la intención de mantener los puestos de trabajo, la plantilla propuso crear una cooperativa y alquilar el inmueble a los accionistas para continuar con la actividad. Pero la respuesta fue negativa, lamentan los afectados.

La creación de Macomusa en 1987, tras el cierre del matadero municipal de Alcabre, en Vigo, supuso para los empresarios del sector una forma de continuar desarrollando su actividad.

Compartir el artículo

stats