Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VAL MIÑOR

Un pinar cubrirá el polémico circuito de cross que arrasó yacimientos milenarios en Camos

Tras anular la concesión a la escudería que explotaba la pista, la comunidad de montes planea rellenarla de tierra vegetal y plantar los árboles para poner fin al "despropósito"

El presidente de la comunidad de montes, Juan Vázquez, y el vicepresidente, Manuel Araújo. // FdV

El presidente de la comunidad de montes, Juan Vázquez, y el vicepresidente, Manuel Araújo. // FdV

Casi quince años después de llegar a los juzgados y sembrar la polémica política en Nigrán por arrasar al menos tres yacimientos milenarios, el circuito de cross de Camos pasará a la historia en los próximos meses. Los comuneros han aprobado en asamblea un proyecto que lo hará desaparecer de sus montes. Se trata de un relleno de tierra vegetal sobre el que se plantarán pinos a lo largo y ancho de sus tres hectáreas. Así lo relatan el presidente y el vicepresidente de la junta rectora, Juan Vázquez y Manuel Araújo.

Fue en el verano de 2005 cuando arrancó la construcción de las pistas tras una cesión del terreno por parte de la comunidad de montes a la Escudería Val Miñor. El Seprona denunciaba las obras y la Consellería de Cultura las paralizaba en agosto pero el grave atentado contra el patrimonio ya se había perpetrado. Según denunciaron por aquel entonces el Instituto de Estudos Miñoráns y el Clube Espeleolóxico Maúxo, la maquinaria había arrasado la Mámoa das Chans, de entre 4.000 y 5.000 años; un hallazgo calcolítico de similar antigüedad; y otro paleolítico de útiles de piedra de unos 200.000 años.

La Fiscalía llegó a presentar acusación contra la citada escudería por un delito contra el patrimonio histórico y los grupos políticos de la oposición por aquel entonces, PSOE y BNG, denunciaban el consentimiento de aquella "aberración" por parte del gobierno municipal del PP-PINN, encabezado por el exalcalde popular Alfredo Rodríguez, que había asistido a la inauguración del circuito justo unos días antes de exponer el proyecto al público para las posibles alegaciones, cuando el desastre ya no tenía remedio.

Las pistas acogieron carreras durante unos años, pero en los últimos son utilizadas por motos y quads sin control, "que arrasan todo canto atopan", lamentan los directivos actuales de la comunidad de montes, que tratan de acabar "con este despropósito" desde que están al frente de la entidad.

Por eso la comunidad anuló la concesión a la escudería en 2018 y han conseguido que el proyecto para rellenar las pistas se aprobase en asamblea. Ahora deben elaborar un informe para presentarlo ante la Consellería de Medio Rural y la Dirección Xeral de Patrimonio para que den sus autorizaciones. Son conscientes de la más que probable presencia de más yacimientos obligará a realizar un estudio arqueológico que esperan encargar al Instituto de Estudos Miñoráns.

Su plan consiste en cubrir el suelo con tierra vegetal para la plantación de pinos tratados contra el nematodo, como manda la normativa. Incluso pretenden reservar un espacio para pinos mansos dedicados en exclusiva a la producción de piñones. "Sempre respetando ao máximo calquera elemento patrimonial. Queremos balizar ben cada zona onde podan quedar restos arqueolóxicos para facer o recheo con garantías", añaden.

Compartir el artículo

stats