El río Miño desbordado de su cauce, inundó ayer el paseo fluvial y el agua cubrió la explanada de las instalaciones de la Comandancia Naval y zona de aparcamiento del Club Náutico San Telmo, además de anegar por completo el manantial de aguas termales del Balneario de Caldelas. La Policía Local de Tui cortó el acceso a las zonas de riesgo.

El comandante naval del Miño, Juan Díaz, informó que las aguas llegaron al nivel de la inundación del año 2016. Para atender posibles emergencias, el patrullero Cabo Fradera viene navegando desde Tui a Goián. Además, vehículos de la Comandancia recorren la ribera.

El pantalán del Club Náutico San Telmo resultó casi totalmente destrozado por los troncos que bajan por la corriente del Miño para encajarse en este lugar. Desde hace días, la empresa Tragsa viene trabajando para retirar esos enormes troncos y ramas utilizando una lancha que los desplaza para desviarlos río abajo. Personal del Balneario retiró los motores y mobiliario. Ayer el manantial estaba inundado y el agua entraba en la sala de inhalaciones.

El río se ha convertido en mar y numerosas personas lo contemplan. Podían verse muchas aves que se dejaban llevar por las aguas, en una apacible estampa.