Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PP rechaza un plan de protección especial para San Simón y prohibir los usos lúdicos

Los nacionalistas piden en el Parlamento que cesen los eventos hosteleros de empresas privadas

Uno de los conciertos del festival Sinsal celebrados en la isla de San Simón. // I.G.M.

Uno de los conciertos del festival Sinsal celebrados en la isla de San Simón. // I.G.M.

La reciente polémica por la intención de una empresa privada de realizar una fiesta de Samaín en la isla de San Simón anunciada como una "aventura terrorífica" ha devuelto a la actualidad la necesidad de crear un plan de usos que regule este espacio que albergó una cárcel franquista -por la que llegaron a pasar 6.000 presos- y se prime su función como lugar de memoria histórica.

Para tratar de corregir esta situación, el grupo del BNG llevó la semana pasada al Parlamento gallego una proposición no de ley con tres demandas concretas: que la Xunta haga cumplir la Lei de Patrimonio Cultural que indica como obligatorio que los Bienes de Interés Cultural (BIC), como es el caso de la isla de San Simón, dispongan de un plan especial de protección; que cesen todos los usos hosteleros por parte de empresas privadas y que el gobierno gallego garantice que se cumple el acceso no lucrativo a la isla. Todas ellas fueron vetadas por el PP.

"Temo claro desde o BNG que San Simón debería ser a illa da memoria, como primeiro paso para ser moito máis", explicó el diputado nacionalista Luís Bará, que defendió las propuestas de protección de este espacio. "Non se deberían facer moitas das cousas que agora vemos, como quedou claro nas concesións destas illas desde o Estado á Xunta e a súa condición de BIC como sitio histórico, que supón unha restrición e limitación nos seus usos", puntualizó.

Bará sostiene que la Xunta está incumpliendo los términos en que el Estado hizo la concesión de este espacio público, que debería ser preferentemente de uso cultural y docente, pero a día de hoy la isla se mantiene vacía. Los doce edificios del lugar fueron objeto de un ambicioso plan de rehabilitación, dirigido por el arquitecto César Portela, que se remató en 2005, y en los que se invirtieron más de 7,2 millones de euros.

Por su parte el diputado del grupo del PP, el redondelano Alberto Pazos, justificó el rechazo a la proposición no de ley del BNG al asegurar que el actual gobierno gallego "está a cumprir as concesións de uso desta illa, que determinan os usos culturais e docentes" . Asimismo rechazó el "uso partidista deste espazo" por parte de los nacionalistas gallegos y subrayó que "non debemos frivolizar con estes lugares históricos".

El diputado popular recordó que el plan de gestión de este enclave elaborado por los nacionalistas cuando gobernaban en la Xunta en el que se recogían numerosos aspectos relacionados con la comercialización y las actividades a realizar en el recinto. Y citó actividades como el festival Sinsal o el campamento de formación musical para niños Fiddle Camp, "a las que el BNG se opone en el Parlamento pero luego las apoyan a través de la Diputación".

Compartir el artículo

stats