Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La fotografía como terapia

El colectivo Asearpo organiza un concurso de instantáneas de Redondela para animar a hacer ejercicio a enfermos de artritis

Miembros de Asearpo comentan las fotos realizadas por los socios y que están expuestas en el Multiusos de Chapela. // Marta G. Brea

Miembros de Asearpo comentan las fotos realizadas por los socios y que están expuestas en el Multiusos de Chapela. // Marta G. Brea

El puente de Rande, el río Alvedosa, los viaductos o la iglesia de Santa María fueron inmortalizados en 40 imágenes por los socios de la Asociación de Enfermos de Artritis de Pontevedra (Asearpo), así como por familiares y cuidadores que participaron en su V Concurso de Fotografía. Los ganadores se dieron a conocer ayer por la mañana en un acto en el multiusos de Pinal do Crego, en Chapela, en donde las fotos permanecerán expuestas.

El certamen, cuya temática era "Paisajes y monumentos del Concello de Redondela", se plantea no solo como un medio de expresión artística de los enfermos y sus allegados, sino como una motivación "para que muevan las articulaciones y disfruten del aire libre", según explica la presidenta de Asearpo, Mabel Avendaño, quien destaca la importancia de que los afectados por artritis "estén en movimiento" para paliar la dolencia.

Los premios, consistentes en estancias en balnearios y sesiones de masaje, fueron para las fotografías tituladas "Mil colores en la ría", de Tatiana Longueira; "Río Alvedosa; vida y reflejos", de Alberto Otero; y "El puente de Rande en mi mano", de Lore Domínguez, según decidió un jurado de periodistas gráficos.

El concurso tuvo una categoría infantil de dibujo, que ganó Julia Domínguez con "Redondela mi ciudad", una ilustración que combina elementos como la Coca, el río, los parques y el viaducto del tren. De premio ganó un maletín de pintor.

A la entrega de premios asistieron la alcaldesa Digna Rivas, el concejal de Cultura Daniel Boullosa y la diputada provincial Olga García.

Asearpo, cuya sede está en el multiusos de Chapela, suma unos 180 socios de toda la provincia. El colectivo organiza actividades que mejoran la calidad de vida de los afectados por la artritis y la de sus cuidadores: charlas de expertos en salud, talleres de fisioterapia, clases de taichi y "salidas terapéuticas" a balnearios o, como hicieron el año pasado, para recorrer juntos tramos del Camino de Santiago.

Compartir el artículo

stats