Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El río de las ruedas gigantes

Retirados ocho neumáticos de 300 kilos del Calvo bajo la A-52

Tres operarios de la empresa contratada para retirar neumáticos del río Calvo, en A Cañiza. // Anxo Gutiérrez

Tres operarios de la empresa contratada para retirar neumáticos del río Calvo, en A Cañiza. // Anxo Gutiérrez

En el cauce del río Calvo, bajo la A-52, en A Cañiza, han aparecido ocho enormes neumáticos propios de camiones, tractores o maquinaria pesada. Fue un cañicense amante del paisaje natural de este tramo del río el primero en avistar una de las enormes ruedas de alrededor de 300 kilos. Intentó moverla pero ni con ayuda de amigos lo consiguió. Según fue fijándose, siguiendo el curso del río, fue encontrando más neumáticos. Alarmado por este daño medioambiental notificó su hallazgo a la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil, que contrató a una empresa para su retirada, ante su difícil acceso, en el lugar de Vilariño, en la carretera PO-9401, y debido a su elevado peso.

Al tratarse de un tramo de río abrupto, con fuertes pendientes e inaccesibles, hubo que extremar precauciones. La retirada obligó a realizar desbroces selectivos y eliminar tapones de restos vegetales en el cauce. A continuación, se retiraron los neumáticos del lecho del Calvo, utilizando herramientas para desenterrarlos, extraerlos y en algunos casos, fuera del cauce, trocearlos dado su gran tamaño. Finalmente se retiraron las ruedas ladera arriba mediante cableado hasta la explanada superior, donde pudieron acceder los vehículos y el camión autorizado de residuos.

La actuación costó 11.400 euros y 20 días de trabajo. Por este tramo del río transcurre la Vía Mariana y el sendero de las Fragas y levadas del Deva y del Calvo, entre otros. La Confederación ruega concienciación ambiental.

Compartir el artículo

stats