Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

BAIXO MIÑO

Una granja escuela con premio en Tomiño

Corazón de Carballo ha ganado el Premio Agader por impulsar el desarrollo del rural gallego

El equipo de Corazón de Carballo celebra el Premio Agader en la categoría de juventud. // D.B.M.

La Granja Escuela Musical Corazón de Carballo, afincada en Tomiño, acaba de recibir uno de los Premios Agader que concede la Xunta de Galicia a iniciativas de desarrollo en el rural; en el caso de la granja tomiñesa, esta logró el máximo galardón de la categoría de proyectos dirigidos a la juventud. El premio es un reconocimiento al trabajo realizado en favor del rural, pero también una dotación de 10.000 euros para poder mejorar y ampliar sus instalaciones.

Actividades en grupo o individuales, campamentos de verano, fines de semana temáticos, exposiciones, talleres nocturnos, cursos y concentraciones intensivas sobre deporte, música y cultura, búsquedas del tesoro, visitas y juegos en contacto con la naturales son algunas de las actividades que ofrecen en Corazón de Carballo y que tienen más de un denominador común: el cuidado del entorno, el respeto al medio ambiente, la preservación de las tradiciones y del patrimonio natural, material e inmaterial de Galicia.

Además de la naturaleza, elemento sin el cual no se entendería una granja, la de Tomiño destaca también por compartir protagonismo con la música. Y es que su cofundadora, Diana Balboa, es musicóloga especializada en Lisboa y Oxford. Ella, junto al otra alma mater de la iniciativa, Xosé Martínez, decidieron salir de sus "zonas de confort" para embarcarse en esta aventura que, año y medio después, ha trascendido lo empresarial para convertirse en una forma de vida.

En apenas dieciocho meses de trayectoria, Corazón de Carballo ya ha abierto sus puertas a más de 5.000 personas. Suizos, italianos, franceses, ingleses y portugueses, además de españoles y gallegos, han convivido con las gallinas, conejos, cabras y ponys de esta granja escuela en la que también colaboran educadores ambientales, pedagogos y monitores que han apostado por el rural gallego y sus oportunidades.

Compartir el artículo

stats