Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

BAIXO MIÑO

Solo dos médicos atenderán a los 4.700 pacientes de O Rosal en un único centro de salud este verano

El Sergas no cubrirá las vacaciones, obligando a cerrar el ambulatorio de Tabagón -"Tenemos la peor ratio del Baixo Miño", lamenta la alcaldesa

Ánxela Fernández Callís, alcaldesa de O Rosal. // D.B.M.

Ánxela Fernández Callís, alcaldesa de O Rosal. // D.B.M.

La alcaldesa de O Rosal, Ánxela Fernández Callís, denunció ayer ante los medios de comunicación el contexto de "precariedad" que vive el servicio de Atención Primaria del municipio, el cual se quedará en los meses de julio y agosto sin uno de sus médicos de familia, al no cubrir el Sergas las vacaciones de los médicos titulares. Esta situación obligará a cerrar el centro de salud de San Miguel de Tabagón, lo que concentrará toda la demanda sanitaria de la localidad en el ambulatorio de O Rosal. Al margen de esta problemática puntual que se extenderá todo el verano, Fernández Callís pone de manifiesto que "somos el concello de la comarca del Baixo Miño con la peor ratio de pacientes por personal sanitario y personal médico, superando todos los máximos recomendados".

En este sentido, la regidora explica que O Rosal, con más de 6.000 habitantes, cuenta con tres médicos de familia, tres enfermeras, una pediatra tres días por semana y un auxiliar de enfermería. "El personal médico tiene un total de 4.701 tarjetas individuales sanitarias, repartidas por médico en 1.502, 1.643 y 1.555, respectivamente", indica Fernández Callís, al mismo tiempo que especifica que "la Organización Mundial de la Salud recomienda una ratio máxima de pacientes por médico de 1.200; y la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria indica que esta no debería superar los 1.500".

La negativa del Sergas a enviar un sustituto dejará a los 4.700 pacientes de O Rosal con solo dos médicos; es decir, 2.350 personas por facultativo, una cifra muy por encima de la ratio establecida. Pero, además, la alcaldesa apunta que en verano la población del municipio crece, por lo que le preocupa la sobrecarga que esto pueda tener para el servicio de urgencias. "No elegimos cuándo nos ponemos enfermos", dice la regidora, asegurando que "haremos todo lo que esté en nuestra mano para garantizar la sanidad pública a nuestros vecinos".

Por otro lado, la alcaldesa rosaleira lamenta haber sido informada de esta problemática por las llamadas de los vecinos que la alertaron de que no podían solicitar cita médica para el ambulatorio de San Miguel de Tabagón. Fernández Callís confirmó dicha información llamando a la gerencia del Sergas en el área sanitaria de Vigo, desde donde "negaron cualquier posibilidad de dar solución a nuestras demandas". Por ello, el siguiente paso de la alcaldesa de O Rosal ha sido solicitar una entrevista con el gerente del Sergas, Antonio Fernández-Campa, y con el conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuíña.

Callís recalca que "esta situación se viene repitiendo en los últimos años, dando como resultado un deterioro inadmisible de calidad en la Atención Primaria de nuestro municipio". Precisamente por ello, la corporación municipal, por unanimidad, aprobó en el mes de marzo un acuerdo plenario solicitando a la Xunta un médico, dos enfermeros, un pediatra y una matrona, a mayores, para O Rosal.

Compartir el artículo

stats