Los vecinos de A Vaquería exigen la reordenación del tráfico en el tramo, de poco más de medio kilómetro, de la PO-510 que divide este barrio de la parroquia de Budiño. Y su advertencia se ha cumplido: de no recibir respuesta a su solicitud, procederían a cortar un carril del vial todos los días, y así ha sido.

Este grupo de vecinos porriñeses, conformado en plataforma, pide el trazado de isletas, líneas discontinuas y pasos de peatones para cruzar de manera segura de un lado al otro del vial, tanto a conductores como a viandantes. Descartan la posibilidad de construir una rotonda "porque supone la expropiación de terrenos". "Creemos que con pintar el asfalto sería suficiente, como lo hicieron en otros puntos de este mismo vial y también de otras carreteras con las mismas características", señalan.