Los problemas de filtraciones y de acceso a las viviendas que venían padeciendo en los últimos 15 años unas 120 familias de un edificio de la Fase V del polígono de Torneiros han rematado con el fin de las obras anunciado estos días por la alcaldesa de Porriño, Eva García, quien se había comprometido con los vecinos a remediar esta situación.

A principios de enero, la regidora informó de la aprobación por vía de urgencia del destino de 294.000 euros al arreglo de estas deficiencias, cuyos trabajos se prolongarían tres meses. Cuando aún no se cumplió este plazo, las obras ya finalizaron. "Está impermeabilizada la terraza, los muros y se rehabilitó la entrada al garaje; se acometió la eliminación de barreras arquitectónicas, creando rampas y adaptando todos los elementos a la normativa vigente de accesibilidad. De igual modo, se recuperaron zonas ajardinadas, se mejoró el mobiliario urbano y se instalaron elementos de protección como una barandilla", explica la alcaldesa, que recuerda que "se solucionaron varios problemas graves de seguridad y salubridad". De la Torre avanza que en los próximos días se colocará un sistema de alumbrado en toda el área del inmueble y en cada uno de los portales.

Los vecinos de la Fase V de Torneiros se mostraban ayer satisfechos del resultado y de que, por fin, se diese respuesta a su demanda.