Los arqueólogos localizaron el penúltimo día de la excavación una pieza de joyería de pasta vítrea de color azul de origen fenicio que demuestra las relaciones comerciales de los habitantes del castro de Chandebrito con pueblos del Mediterráneo, igual que piezas cerámicas encontradas en jornadas anteriores como un asa de ánfora.