13 de febrero de 2019
13.02.2019
CONDADO PARADANTA

Un centenar de pescadores busca lampreas en el río Tea en su temporada más tardía

Las estacadas mejor situadas capturan entre una y dos decenas de peces en los primeros diez días hábiles - Las bajas temperaturas del agua retrasan la entrada de ejemplares

13.02.2019 | 01:23
Sorteo de puestos de pesca de lamprea del río Tea en la casa del pescador, en A Freixa. // A.H.

La temporada de pesca de lamprea en el río Tea, desde el puente del ferrocarril en Salvaterra hasta A Moscadeira, en Ponteareas, ha comenzado más tarde que nunca este año y con capturas todavía modestas. Por reivindicación del sector desde hace años, la temporada "lampreeira" en el Tea se ha pospuesto algo más de diez días y, en lugar de empezar en enero como era habitual, ha arrancado el 4 de febrero. Por eso en vez de finalizar en abril se extenderá hasta el 11 de mayo.

Son 116 pescadores los que han logrado este año, por sorteo, derecho de pesca en uno de los 48 tramos de río disponibles. Solo 29 han sido escogidos, los 19 restantes han quedo desiertos. Por un lado ha descendido el número de pescadores solicitantes, y, por otro, como ocurre habitualmente, una vez que están asingados los mejores puestos, los demás pescadores renuncian a pagar tasas por una estacada que no será fructífera por su difícil situación. Otras son descartadas porque requerirían un esfuerzo maratoniano dotarlas de iluminación, imprescindible para "fisgar" lampreas con acierto.

Cada grupo está integrado por cuatro pescadores e instala en el cauce fluvial, en su tramo asignado, una especie de puente, habitualmente de hierro, aunque también es válido de madera. Este año, aunque ya ha empezado la temporada, algunos aún no la han desplegado. "La temperatura del agua aún es muy baja y aún han entrado pocos ejemplares" explica el agente medioambiental, Marcial Carrera, quien aclara que "para evitar que la corriente pueda tirarles la estructura, no la instalan hasta que la vayan a utilizar."

Los pescadores con estacada asignada deben pescar en días alternos y siempre por la noche, entre las 21.00 y las 8.00 horas. Las sanciones por pescar lampreas indebidamente pueden alcanzar hasta los 3.000 euros.

Aunque ha decrecido el número de pescadores que han solicitado una estacada, sí existe relevo generacional entre los pescadores de este arte. "Para soportar las bajas temperaturas en el río durante la noche y para aguantar sobre un puente y clavar la fisga es necesario un buen estado físico y a una edad avanzada es complicado" aseguran especialistas en esta práctica.

En los primeros diez días de pesca en el Tea, las estacadas de mejor ubicación, como la 19 o la 8, ya se han estrenado y han capturado entre una y dos decenas de lampreas. Aún queda toda la temporada por delante para que los pescadores puedan repetir jornadas pasadas tan provechosas como las de más de 100 lampreas en un solo día.

El cauce del Tea creció el pasado fin de semana por la lluvia pero ya ha vuelto a normalizarse. Un bajo caudal favorece a las primeras estacadas al temer mayor visibilidad y, por el contrario, un río caudaloso favorecerá a las del tramo final.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca