05 de abril de 2017
05.04.2017
VAL MIÑOR

Guerra sin cuartel a la avispa asiática

Los apicultores temen otro "terrible" repunte de la plaga tras las altas temperaturas del invierno y piden colaboración ciudadana para colocar trampas por toda la comarca

05.04.2017 | 01:50
El concejal de Medio Ambiente de Gondomar, Antonio Araúxo, muestra cómo se elaboran las trampas. // Neli Pillado

El Val Miñor es la zona cero gallega de la plaga de la avispa asiática o velutina. Fue en Sabarís donde se localizaron los primeros nidos aislados en 2012 y su proliferación se ha disparado en cinco años hasta superar el millar de avisperos retirados en los últimos meses, tanto por los bomberos del GES como por la Asociación Galega de Apicultura (AGA) y particulares. Su expansión es imparable y los apicultores creen que ha llegado la hora de que la sociedad arrime el hombro en la lucha contra el insecto devorador de abejas y destructor, a largo plazo, de la biodiversidad.

Este es el momento. Es ahora cuando las reinas despiertan fecundadas de la hibernación para crear nuevos hogares con cientos de ejemplares, explica José Ramón Suárez, delegado de la AGA en la comarca, donde existen una docena de socios que han colocado ya 200 trampas en Baiona, Nigrán y Gondomar en el último mes. "Por sorte hai moita máis xente facendo trampas e animamos á cidadanía a continuar e solicitarnos a información que precisen porque isto vai ser terrible no verán", señala.

Vino, cerveza y arándanos

Todavía es pronto para cifrar hasta cuánto pueden multiplicarse este año, pero los indicios apuntan a que será exponencialmente. Las altas temperaturas del invierno han impedido que muchos ejemplares hibernasen, o que lo hiciesen tarde. "En decembro aínda estabamos retirando niños, sobreviviron moitas", destaca. Así que revela la fórmula del cebo líquido que utilizan para que la población siga sus pasos y lo coloque en botellas que atrapen a los insectos. "Collemos un vaso de viño, outro de cervexa e medio de zume de arándanos. Mesturamos e engadimos catro culleradas sopeiras de zucre. É o que mellor funciona", explica.

La cosecha de miel volverá a resentirse en otoño, como lo hizo la última. "Eu saquei un 50% menos o ano pasado", afirma. Para frenar esta caída el colectivo organiza charlas informativas por todo el territorio gallego, tanto para asesorar sobre la velutina como para atraer nuevos apicultores que recuperen la población de abejas. Las próximas jornadas de iniciación previstas en la comarca tendrán lugar en el centro neural de Gondomar los próximos 22 y 23 de abril. Los interesados pueden anotarse llamando al 981 508142 o a través del mail info@apiculturagalega.es.


Los concellos colaboran en esta guerra

El de Gondomar asesora a los vecinos sobre la fabricación casera de trampas con botellas plásticas reutilizadas. El propio edil de Medio Ambiente, Antonio Araúxo, las elabora para entregar a los gondomareños que acuden a su oficina, o bien les explica cómo hacerlas. En apenas una semana, más de una docena de personas se las han llevado a casa.

El de Nigrán ha comprado 55 trampas comerciales, a 5 euros cada una, para colocar por el municipio. El año pasado instaló otras 50 que atraparon hasta 600 reinas en un mes, indica el concejal de Sanidade y apicultor, Alfonso Vázquez.

Baiona colabora con AGA en labores de formación, pero esta misma semana se reunirá con sus representantes con el objetivo de tomar más medidas, según explica María Iglesias, la edil de Medio Ambiente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca
Finalizou o Concuro Illas Cíes no que os nenos e nenas de Vigo traballaron para contar como ven eles as Illas Cíes