El Concello de Mos es uno de los primeros de Galicia que se hace eco de la reciente sentencia del Tribunal Supremo en la que se daba la razón a varios a ayuntamientos frente a diversas empresas energéticas a la hora de cobrar el valor de mercado de las instalaciones de transporte de energía eléctrica, agua, gas e hidrocarburos por el uso de dominio público. El pleno celebrado ayer aprobó, por unanimidad, una moción presentada por el BNG que especifica "el inicio de los estudios y gestión necesarias para la tramitación y aprobación, a través de la correspondiente ordenanza fiscal reguladora, de una tasa por la utilización o aprovechamiento del dominio público local por las empresas titulares de instalaciones de transporte de energía eléctrica, gas o hidrocarburos en los términos de las sentencias del Tribunal Supremo que así lo avalan".

El fallo del Supremo dota de legalidad el gravamen de este tipo de instalaciones teniendo en cuenta el valor de la utilidad que esos aprovechamientos o usos reportan, y no solamente el valor de mercado del suelo por el que discurren las instalaciones que determinan el aprovechamiento especial o el uso privativo del dominio público local.

Reclamaciones

El portavoz del BNG mosense, Miguel Anxo Aldea, explica que "la cuota a pagar se sitúa entre 3.000 y 12.000 euros por metro lineal en el caso de las instalaciones de transporte eléctrico, según el tipo de tensión -baja, media o alta-, y en lo que atañe a las de transporte de gas, oscila entre los 500 y los 4.000 euros". Señala Aldea que "para un concello como el de Mos, supone un incremento de ingreso nada desdeñable y que tenemos que empezar de inmediato a reclamar".

Y parece que así va a ser, pues ayer mismo confirmaban desde el Concello que los servicios jurídicos municipales ya están valorando varias opciones, entre las que estarían la elaboración de una ordenanza completamente nueva o la inclusión de un anexo en alguna de las ya existentes.