24 de enero de 2015
24.01.2015
CONDADO PARADANTA

La exportación de rosquillas de Ponteareas, frenada por las limitaciones de su envasado

Las cuatro confiterías registradas bajo la marca Rosquillas de Ponteareas elaboran más de 432.000 paquetes al año »Generan 25 empleos directos y más de 100 indirectos

24.01.2015 | 19:05
Unas personas preparan bandejas de rosquillas en una prueba deportiva en Ponteareas. // D.P.

Envasadas en un recipiente de plástico, las rosquillas de Ponteareas tienen, tras su elaboración, un periodo de caducidad de dos meses, en caso de la de hojaldre, y de un mes y medio, si se trata de las rosquillas de fiesta. Esta es la principal razón por la que la exportación del dulce ponteareano por excelencia está restringida a nuestra comunidad. "Galicia es nuestro mercado principal, aunque puntualmente cuando nos visitan desde Madrid, Barcelona, Valencia, o incluso Alemania o Argentina se llevan rosquillas" explica Antonio Regino, de Confitería Regino.

En el pasado, los confiteros habían llegado a plantearle a la Universidad de Vigo la posibilidad de investigar un envase alternativo que permitiese prolongar la vida de este producto, pero finalmente no llegó a cuajar el proyecto.

A pesar de venderse únicamente en Galicia, las rosquillas de Ponteareas pueden encontrarse en fiestas y romerías, supermercados, tiendas pequeñas e incluso restaurantes y catering que las ofrecen como postre.

A la marca de calidad Rosquillas de Ponteareas, que el próximo mes de abril cumplirá dos años, están acogidas cuatro confiterías de Ponteareas: Regino, Ancla, Troncoso y Dinguilindín. Las tres primeras son marcas que se encuentran habitualmente en los puestos de venta de las fiestas y en establecimientos fuera de su localidad de origen, mientras que las de Dinguilindín, con un envasado más artesanal, están más orientadas a la venta local y de proximidad.

La producción estimada que alcanzan entre todas asciende a los 432.000 paquetes de rosquillas al año entre las distintas variedades acogidas a la marca de calidad. La más vendida es la de hojaldre, de la que se distribuyen alrededor de 270.000 paquetes, de la rosquilla fiesta se distribuyen en torno a 75.000 paquetes, de la de fiesta más grande, 50.000 unidades y de la fiesta extragrande, 12.000 unidades, mientras que de melindres se venden alrededor de 25.000 paquetes al año.

Respecto a los puestos de trabajo que generan las rosquillas ponteareanas, los confiteros estiman 25 empleos directos pero, además, las rosquillas generan más de cien puestos de trabajo indirectos que serían los de los revendedores.

Las cuatro confiterías acogidas a la marca de calidad son derivaciones de una misma rama familiar cuya matriz partió de la Tía Luisa, una mujer que se asentó en Ponteareas, procedente de Ribadavia, allá por el año 1865, y comenzó una tradición y sabiduría "rosquillera" que ha perdurado hasta la actualidad. "Y confiamos que continúe. Yo formo parte de la quinta generación, y espero que haya una sexta" explica Antonio Regino.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Finalizou o Concuro Illas Cíes no que os nenos e nenas de Vigo traballaron para contar como ven eles as Illas Cíes

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia