La insigne maestra y pedagoga redondelana Ernestina Otero (1890-1956) recibirá hoy un homenaje en Pontevedra como figura central del simposio "A Memoria das Mulleres", dedicado a las maestras represaliadas. Esta profesora, que en los dos últimos años fue propuesta por diversos colectivos como personaje del año en Redondela, supone un ejemplo de compromiso con la mujer de su tiempo y "símbolo de la emancipación femenina y feminista de la primera mitad del siglo XX", como destaca el catedrático en la USC, Herminio Barreiro.

El acto de homenaje, que contará con la presencia de representantes de la corporación de Redondela, se celebrará a las 20.30 horas en el céntrico paseo de Montero Ríos, ante la sede administrativa de la Diputación. Este edificio fue a principios del siglo XX la Escola Normal de Pontevedra, en la que durante 25 años ejerció Ernestina Otero como maestra.

Durante su etapa profesional, esta célebre redondelana dirigió la Escola de Maxisterio y presidió el Consello Provincial de Primeiro Ensino de Pontevedra. También colaboró activamente con el Seminario de Estudos Galegos y otras iniciativas como la Escola Rural Galega. En 1933 firmó el manifiesto de los intelectuales gallegos a favor del Estatuto de Autonomía.

Tras el golpe militar de 1936 fue suspendida de empleo y sueldo y figuró en el primer listado de depuración, en el que aparecían, entre otros, Castelao o Osorio Tafall. Fueron tres de los sesenta profesores suspendidos en ese primer momento, a los que se sumarían poco después las hermanas de Ernestina Otero, Lola y Esperanza, maestras de primaria.

Finalizada la guerra, en la que subsistió impartiendo clases particulares que le permitían alimentar a la familia y hacer frente a las multas que se le imponen, revisan su expediente y se decide reponerla en su plaza, si bien es obligada a trasladarse a la Normal de Ourense. No sería hasta 1951 cuando se le permite volver a Pontevedra y a su Escuela Normal.