José Manuel Pereiro, de Einsa, José Gregorio Romero, de Faurecia Int, y Dominique García, de Gestamp Vigo, lograron los tres primeros puestos en la Copa de Galicia de carretilleros. Además de un viaje de fin de semana para dos personas y el disfrute de un coche participarán en Barcelona en el Campeonato Nacional de Carretilleros, del cual saldrán los tres participantes que defenderán España en el campeonato mundial que se celebra todos los años en Alemania. Pueden llegar a ser los Fernando Alonso de la carretilla.

Junto a ellos, consiguieron premio Gabriel Rodríguez, de Gestamp Vigo, y Oscar Falque de Maviva.

Un total de 120 concursantes participaron ayer en este campeonato en las instalaciones de la empresa Sogacsa, ubicada en el polígono porriñés de As Gándaras. Un año más se repite el escenario para organizar estas pruebas autonómicas en las que se selecciona a los tres representantes gallegos para el certamen nacional.

En esta nueva edición, los organizadores se ha propuesto superar el éxito de la anterior y ha apostado por ampliar el número de concursantes de 50 a 120, por trasladar el evento a un sábado, lo que supuso un importante incremento en el número de asistentes y por incrementar la dotación en premios. "Todo ello, sin olvidar el objetivo inicial de la competición que es el de sensibilizar a los empresarios y conductores sobre los aspectos de seguridad fundamentales relacionados con la conducción de carretillas elevadoras", explican desde la organización.

Este concurso, al margen de su sentido competitivo, tiene como finalidad concienciar e informar sobre la figura de un conductor de carretillas, al cual se le exige en su trabajo diario una gran destreza, no sólo para conducir correctamente sino también para manipular sin incidentes las mercancías de sus empresas.

El colectivo de carretilleros profesionales comprende a más de 350.000 personas en España y constituye uno de los pilares fundamentales del sector logístico.

El concurso constó de pruebas de habilidad para las cuales los participantes dispusieron de un tiempo máximo de realización y unas penalizaciones de tiempo si no se realizan de la forma correcta. El campeonato, que se inició a las 10 de la mañana y se prolongó hasta las siete y media de la tarde, se organizó como una jornada festiva, ofreciendo también a los asistentes un pequeño almuerzo y como novedad este año se instaló una zona infantil con juegos para los más pequeños.