La playa de Os Frades, en Baiona, ha amenecido hoy con una estampa poco usual, los restos de una ballena. Durante toda la mañana se han recogido muestras de los restos del cetáceo para certificar la especie a la que pertenece ya que los restos presentan un avanzado estado de descomposición.

Alfredo López, técnico del Cemma desplazado a la playa, ha trabajado sobre el terreno tomando medidas del animal -mide unos 6 metros de largo y calcula que pesa más de una tonelada- y recogiendo muestras.

Los restos del cetáceo han permanecido en la zona hasta que un camión grúa del Concello de Baiona se ha desplazado hasta Os Frades para proceder a la retirada de los restos que, hasta encontes, había permanecido atada a unas rocas para evitar que el mar la arrastrase de nuevo.