21 de noviembre de 2013
21.11.2013
VAL MIÑOR

Custodia compartida en O Galiñeiro

Un grupo de miñoranos y vigueses busca cien personas para comprar de forma colectiva una parcela en el monte con el fin de preservarla

21.11.2013 | 01:41
Antón García y Alfredo López, unidos por la iniciativa de conservación, en Auga da Laxe. // Marta G. Brea

Las amenazas mineras y eólicas o el extendido monocultivo de eucaliptos o pinos y sus riesgos de incendio y de cerco a la biodiversidad han generado en los últimos años diversas iniciativas sociales en torno a la Serra do Galiñeiro. La creación de la plataforma en su defensa con periódicas marchas reivindicativas y alegaciones a proyectos industriales es un ejemplo. El compromiso social de la comarca miñorana da ahora un paso más. Un grupo de setenta personas, procedentes de colectivos medioambientales o simplemente interesados en cuidar su entorno, han creado el proyecto Verdeval. Se trata de una iniciativa social de custodia del territorio, que pretende adquirir de forma colectiva una parcela a la venta en Vincios, a pocos metros del emblemático petroglifo de Auga da Laxe, con el objetivo de preservarla de forma sostenible.

La "tomada" -como se conocen en la zona las propiedades privadas en el monte- presenta una superficie de una hectárea y los promotores de la idea cifran en un centenar las personas necesarias para comprarla. "Cada propietario tendrá una pequeña porción de terreno y se comprometerá a mantenerlo de manera colectiva con criterios de sostenibilidad", explica Alfredo López, uno de los promotores de la iniciativa, que calcula en "unos 300 euros" la cantidad que deberá aportar cada dueño.

Para explicar los detalles de la idea, Verdeval convoca mañana viernes una asamblea en el aula de cultura Ponte de Rosas de Gondomar a las 20.30 horas. Los asistentes conocerán de primera mano en qué consiste la custodia del territorio, un concepto extendido en EE UU y el Reino Unido, aunque con escaso desarrollo en España. En Galicia, existe un plan de estas características en Ridimoas, en el municipio ourensano de Ribadavia.

La inversión económica implica un compromiso por parte de los participantes en la iniciativa, que pretende convertirse en fundación en cuanto disponga de la propiedad. Esta futura entidad deberá garantizar que la parcela se dedique a cuestiones relacionadas con la conservación del monte, señala Antón García, otro de los impulsores del proyecto.

Hay varias ideas para el desarrollo del terreno. "Podrían realizarse actividades de divulgación medioambiental dirigidas a escolares, viveros forestales, explotaciones ganaderas... cualquier idea compatible con la conservación que decidan los propietarios", indica López.

En definitiva, Verdeval será una colectividad empeñada en demostrar que la gestión respetuosa del bosque es posible y centrada en lograr que la Serra do Galiñeiro sea reconocida con la máxima figura de protección, como parque natural.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Finalizou o Concuro Illas Cíes no que os nenos e nenas de Vigo traballaron para contar como ven eles as Illas Cíes