21 de octubre de 2012
21.10.2012
Faro de Vigo
Baixo Miño

Termalismo sin edad en Caldelas

Niños y mayores comparten espacio en el balneario tudense, fundado en el siglo XIX, para recibir tratamientos de afecciones respiratorias o probar sus técnicas de belleza

21.10.2012 | 02:00

El termalismo infantil está en auge. Niños y niñas, desde la más tierna edad, acuden al Balneario de Caldelas de Tui para recibir tratamientos paliativos que mejoran su calidad de vida, al padecer dolencias del aparato respiratorio como son bronquitis y asma, entre otros. Las instalaciones de este establecimiento, creado en el siglo XIX, permiten tratamientos pensados para los pequeños pacientes, a base de aerosoles, inhalaciones, ducha nasal y baño de burbujas.

"Traigo a mi hija Noa, con bronquitis. Hace dos días que empezó y he notado que expulsa mucha mucosidad, lo que le ayuda. Antes de venir, no lo hacía", cuenta Carmen Romero, de Randufe (Tui), en referencia a su niña de tres años que se entretiene con unos tentempiés, en la sesión de inhalaciones.

La niña Cris Vicente, de 11 años de edad y vecina de Tomiño, mientas está en el baño de burbujas, cuenta que "tengo asma desde pequeña. Hace dos años que vengo al Balneario y, desde entonces, tengo menos crisis", afirma con una sonrisa. Son dos de las pequeñas pacientes que ya han hecho amistad con el personal del Balneario, donde tienen incluso recinto de juegos.

En el otro extremo de la edad está el matrimonio vigués formado por José María López Martínez e Isolina Méndez Vázquez, los dos de 92 años de edad. "Yo fui jefe de la Seguridad Social en Vigo, hasta que me jubilé, a los 60 años. Estaba en Intervención Territorial", precisa él. Acuden a Caldelas desde hace tres años por "la gran amabilidad de todos y porque hemos mejorado de piel y de reumatismo". Apunta una receta que le ha servido para mantener vivo su matrimonio durante 63 años: "educación, amor, responsabilidad y tener presente que lo que Dios ha unido, no lo debe separar el hombre".

Társila Romero Rodríguez es la fisioterapeuta del Balneario y especialista en tratamientos de belleza, como el lipoláser que acaban de incorporar y que reduce el volumen del cuerpo. Se consigue mediante electrodos con láser de diodo (frío) y "no duele", dice. Se consigue abrir la célula adiposa para que elimine la grasa de su interior. Con el drenaje posterior que se realiza a la paciente "movemos la grasa para que el organismo la libere de forma natural". Otra ventaja es que no existe el efecto "rebote" . En la sala de estar, con mucha clase, están dos clientes asiduos: Josep Altimbras Queralt y Roser Corderroure Pesarrodona, de Rubí (Barcelona), que acuden dos veces al año, desde hace ocho. "Nos encanta Galicia, el Balneario y Tui, con su catedral y casco histórico", cuentan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca

LA MEJOR INFORMACIÓN, CERCA DE TI


FARO te ofrece un nuevo servicio de pasatiempos y juegos online

Disfruta desde tu ordenador o tu móvil de más de un centenar de retos como crucigramas o sudokus