Los 34 bungalós del camping Bayona Playa, ubicado en A Ladeira, están condenados a desaparecer desde que el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia emitió sentencia firme en 2004. El fallo los declaraba ilegales por situarse en un espacio protegido de la delimitación marítimo terrestre de Costas y por carecer de licencia municipal y ordenaba su demolición. El apremio de derribo es ahora mayor. Por mandato judicial, el Concello ordena la ejecución de la sentencia, aunque el recurso presentado por los propietarios ante el Ayuntamiento frena el procedimiento.

El alcalde, Jesús Vázquez Almuiña, confirma la resolución efectuada en el último mes, de la que informará hoy a la Corporación municipal en el pleno previsto a partir de las 12.00 horas. Entre los últimos decretos firmados por el alcalde de los que se da cuenta a los grupos políticos, aparece otro referido a la suspensión de obras y apertura de expediente de restitución de la legalidad al mismo establecimiento, aunque el regidor rechaza explicar las causas del proceso por razones de "privacidad".

No es la primera vez que el negocio recibe una orden de derribo. La causa judicial contra el camping se inició en el año 2000 a raíz de una denuncia del BNG por la construcción de bases de hormigón para la colocación de las casas prefabricadas de madera sin permiso municipal y en espacio protegido. Un año después, el entonces alcalde Benigno Rodríguez Quintas ya mandó demoler los bungalós, aunque los dueños recurrieron ante Concello, Costas y tribunales sin éxito. El TSXG desestimó el recurso en 2004 y emitió la sentencia firme que ahora debe cumplirse. Los propietarios llegaron a pagar una multa de 30.000 euros al Ministerio de Medio Ambiente y otra de 143.883 euros al Concello de Baiona, pero las medidas para restituir la legalidad nunca se llevaron a cabo.