La tradicional Festa do Mexilón de Chapela, prevista para el próximo domingo, tendrá que esperar una semana. Los organizadores del certamen gastronómico, uno de los más concurridos de la comarca, se han visto obligados a retrasar su celebración hasta el día 19 debido al cierre de todos los polígonos de bateas de la ría de Vigo por los elevados índices de toxina diarreica.

La cita chapelana reparte cada año 5.000 kilos de este popular molusco donados por los bateeiros de la zona, pero la marea roja que afecta en los últimos días a los parques mejilloneros de la ría impide el abastecimiento del certamen. Ante este situación, la comisión de Festas do Carme –organizadores de la degustación– ha decidido aplazar una semana este certamen, a la espera de que mejore la situación en el mar. "Confiamos en que la situación se normalice pronto y que los polígonos puedan volver a abrir durante la próxima semana, por lo que la fiesta se celebraría el siguiente domingo [día 19]", apunta el presidente de la organización, Manuel Rodríguez.

El Instituto Teconolóxico para o Control do Medio Mariño de Galicia (Intecmar) realiza estudios diarios de las zonas de producción para determinar la situación y, en función de los índices de contaminación, decidir su apertura o mantener el cierre. Ayer por la tarde se mantenían inactivas la totalidad de los parques de producción de toda la ría, entre ellos los cinco de la zona de Redondela, formados por unas 500 bateas destinadas al mejillón –excepto un polígono, el Redondela A, que se dedica a la producción de ostra–.

En la misma situación se encuentra el parque de Vigo, el de Baiona y los ocho de Cangas, y los tres de Bueu y Portonovo, en la ría de Pontevedra.

Aunque se desconoce cuando se permitirá retomar la actividad productiva, la bajada de las temperaturas en los últimos días podría mejorar la situación, puesto que el calor es la principal causa del desarrollo de la marea roja. La toxina diarreica que afecta a los parques de mejillón provoca molestias gastrointestinales en el ser humano aunque es inofensiva para los bivalvos.

La fiesta gastronómica de Chapela es una de las más exitosas de la toda la comarca, como demuestra los miles de asistentes que recibe cada año, que agotan todas las existencias. Las raciones de mejillones se preparan al vapor, en escabeche, en vinagreta y en empanada, tanto de maíz como de trigo, y se venden a precios populares.