Elaborar, aprobar y ejecutar el primer presupuesto municipal desde el inicio de la actual legislatura. Ése es, según el tripartito de Gondomar (integrado por el Partido Popular, Movegondomar y los cuatro ex ediles del PSOE, ahora no adscritos), el principal logro alcanzado durante sus primeros cien días de gobierno. Las cuentas, que serán presentadas al pleno el próximo viernes para su aprobación inicial, ascienden a algo más de 7,1 millones de euros y, según el ejecutivo local que encabeza el popular Martín Urgal Alonso, “evitará el desfase económico habitual en los últimos años, cuando los proveedores tenían que esperar a una modificación de crédito para poder cobrar”.

Pendiente de que se resuelva el recurso de lesividad presentado por el BNG ante la Fiscalía contra el acuerdo plenario de julio de 2007 para elaborar el PXOM, cuya tramitación fue suspendida judicialmente ese mismo año, el gobierno gondomareño aguarda una desestimación que el permita recuperar el concurso de redacción del documento urbanístico, que “rechazará todos los convenios de 2007”, bajo sospecha.

De este modo, el tripartito estima que en mayo de 2011 el concello podrá volver a conceder licencias de construcción, con lo que “se adelanta en dos años el plazo contemplado por el anterior gobierno del BNG”, asegura, “que decía que la situación no se podía normalizar hasta 2013”.

El gobierno de Gondomar destaca también de su gestión la próxima puesta en marcha de nuevos proyectos de mejora en la red de saneamiento y abastecimiento de agua en varias zonas del municipio, que contarán con financiación por parte de la Diputación y de la Xunta de Galicia. Reformas en 38 viales de la localidad, en la red de alumbrado público y la reposición de contenedores del servicio de recogida de basuras, completan esta lista de mejoras de servicios básicos que, según el gobierno local, ya están en ejecución o lo harán en próximas fechas.

Con respecto a la consecución de nuevas infraestructuras, el equipo de gobierno resalta el “desbloqueo del pabellón de Donas, finalizado hace dos años y que el BNG mantuvo cerrado impidiendo el desarrollo de prácticas deportivas en la parroquia” por falta de conexión al suministro eléctrico que “se ejecutará en breve”, apunta.

Proyectos en duda

“Pocas opciones” ve sin embargo el tripartito gondomareño para que se materialice el proyecto de la piscina municipal. Responsabiliza de ello al BNG a quien acusa de no haber realizado el acta de replanteo del proyecto necesaria para adaptar el edificio al nuevo código técnico de edificación.

En cuanto al centro de salud que el gobierno nacionalista aseguró haber gestionado con la Xunta, el nuevo ejecutivo sostiene que “no existe ningún tipo de acuerdo ni convenio” con la Administración autonómica para su financiación. “Únicamente está cedido el terreno de As ánimas”, apunta.

El concello, añade el equipo de Martín Urgal, ha iniciado en cambio gestiones ante la Xunta para conseguir financiación para la reforma de la plaza de abastos.