La expulsión de los ediles de la agrupación local socialista de Gondomar será de carácter “definitivo” la próxima semana. Así lo anunció ayer el secretario de organización del PSdeG, Pablo García, quien explicó que la decisión ya era “efectiva y firme”, pero que el reglamento del partido establece la posibilidad de presentar alegaciones en casos como éste, que se resolverá en breve.

García aseguró que de “ningún modo” la defensa que utilicen los concejales Alfonso De Lis, Carlos Cabalerio, Manuel Gómez y Teresa Pereira prosperará. El secretario de organización de los socialistas gallegos se basó en los estatutos del PSOE y recordó que la dirección del partido no autorizó a los cuatro concejales a firmar una moción de censura para arrebatar la Alcaldía al BNG y ponerla en manos del PP. Tampoco participó, según sostiene García, en las negociaciones con los populares y Move Gondomar.

El dirigente del PSdeG acusó al Partido Popular de llevar a cabo iniciativas como la de Mos o la propia de la villa condal como medio para “desestabilizar gobiernos legítimamente constituidos y apoyados por los ciudadanos”.

De Lis a la espera

De Lis declinó pronunciarse sobre las declaraciones realizadas en Santiago por García. El actual concejal de Urbanismo de Gondomar prefiere guardar silencio hasta que le notifiquen la expulsión de forma definitiva. Sin embargo, el pasado 14 de agosto, en una comparecencia en rueda de prensa junto a sus compañeros confiaba en una resolución favorable a sus intereses, aunque indicara que de no producirse en ese sentido “actuaría en consecuencia”.