La comisión de seguimiento de las obras para paliar los daños de las riadas en Sabarís acordó ayer solicitar a Augas de Galicia la ejecución del proyecto de ampliación del cauce del río Groba a 10 metros en el tramo entre la autopista y la desembocadura. Afectados por las inundaciones y grupos políticos se decidieron por la "propuesta más viable y rápida" de las tres que el organismo de la Xunta les planteó hace dos semanas.

La respuesta escrita que remitirán a Augas descarta la opción de construir un túnel de conexión del río Groba con el Miñor, pero no la posibilidad de crear una presa para regular el caudal en A Granxa. En este sentido, solicitan al organismo que encargue un anteproyecto más detallado del embalse que fije una ubicación exacta "sin dañar la fraga de Oliveira" y que incluya un estudio económico para analizar su viabilidad. La intención de vecinos y políticos baioneses es conseguir que la construcción del vaso complemente al ensanche del lecho del río y refuerce la defensa de la zona contra las grandes crecidas. Además, la comisión de seguimiento pretende que la presa, cuyo coste podría rondar los 6 millones de euros, no sólo sirva para regular el volumen de agua del Groba, sino también para abastecer a la población.

Respecto a la ampliación del cauce, cuya estimación presupuestaria alcanza los 2.123.000 euros, la comisión acordó solicitar que las obras incluyan la creación de un paseo fluvial a lo largo de todo el tramo. Asimismo, apuntaron a la necesidad de actuar en varias fincas de los barrios de Urgal y A Granxa que continúan aisladas ante los destrozos en pequeños puentes de la zona.

El estudio sobre el ensanche del cauce a diez metros plantea expropiaciones de terrenos en el margen derecho del río y su plazo de ejecución alcanza los doce meses.