En 1941 la mortalidad infantil era todavía elevada debido a las enfermedades y al hambre. Cuenta Xoan Xosé Pérez Labaca que, quizás por eso, la tradición de los bautizos prenatales se mantenía más viva que nunca, y él, que le tocó nacer en esa época, fue bautizado antes de nacer en el puente de Cernadela.

Los bautismos "anticipados" del puente de Cernadela forman parte del libro "Leyendas, cuentos y otros relatos de Mondariz y del Balneario", editado por la Diputación de Pontevedra y presentado el viernes en la localidad del Condado.

El trabajo de Xoan Xosé Pérez recoge las leyendas, cuentos y relatos de Mondariz, Mondariz-Balneario y de su contorno. Pero Labaca es un tomo vivo lleno de miles de historias de todos los pueblos del Condado-Paradanda. Una de sus aficiones, después de su trabajo como director del colegio Fermín Bouza Brey de Ponteareas, es curiosear en el pasado y también en el presente. "Apréndese moito coa xente da rúa, nas aldeas e nas tabernas", asegura. No todas las historias que conoce han sido publicadas aunque lleva años haciéndolo en publicaciones como "Lonxe da Terriña" o la revista "Pregon", que se edita cada fiesta del Corpus y también en FARO DE VIGO.

Fertilidad

Sobre su bautismo prenatal en el puente de Cernadela afirma que a medida que pasa el tiempo le gusta que fuera así. "Con el tiempo la gente ha atribuido a estos puentes propiedad de la fertilidad. El bautismo consistia en acudir a las doce de la noche al puente esperar a un caminante, que sería por obligación el padrino. Este recogía agua del río con una cuerda y cubo y mojaba el viente de la mujer embarazada diciendo "...en el nombre del Padre, del Hijo y del Espiritu Santo". "Sin que pudiera decir amén", añade. "Tras el bautismo se procedía a cenar sobre el puente y los restos de la comida e incluso la cesta en la que se había traído se arrojaban al agua".

En el libro que acaba de presentar trata de plasmar cosas importantes de la historia local, además del Puente de Cernadela, la leyenda del roble de la Armada o las del castillo de Sobroso, así como hechos de interés etnográfico, como la romería de Santa Fariñeira o el romance del moro y el cristiano. En el apartado de "Cuentos", aporta narraciones cortas escuchadas por autor, otras basadas en hechos reales y alguna que otra inventada. "Algunas de ellas quieren tener un pedazo del humor y de la ironía que todos los gallegos llevamos dentro", dice.

En la tercera parte del trabajo, "Otras narraciones", trata asuntos más recientes, como la historia de la estatua del jardín, el maestro, a prosa inolvidable de Manuel Lamartín, o los cesteiros de Mondariz, entre otros. Con ellas, el autor trata de transmitir un recuerdo grato que sirva también de información y punto de partida para posteriores trabajos de generaciones futuras. El libro finaliza con una relación con los nombres reales y de ficción de las gentes que aparecen en los diferentes relatos.