Representantes del club de fútbol baionés Erizana y padres de los jugadores se quejaron ante el portavoz del grupo municipal del PSOE, Carlos de la Peña, de la reducción de las dimensiones y servicios que prevé el gobierno municipal en el campo de fútbol que se construye sobre el aparcamiento subterráneo del Aral.

En una reciente reunión, los reponsables del equipo manifestaron su malestar por la falta de información sobre el proyecto que emite el concello, que les indicó hace unos días que los vestuarios se iban a reducir. Así, los servicios serán todavía más pequeños que los que existían antes de la excavación para construir el parking, con seis duchas cada uno.

Además de reducir la superficie del terreno de juego y dejarla inservible para las categorías superiores por la creación de tres calles de atletismo, que tampoco servirán para competiciones, el ayuntamiento decidió eliminar la lavandería prevista que había solicitado el club y el despacho, por lo que el equipo prevé "peores condiciones" de trabajo que antes de la construcción del estacionamiento.