A lo largo del mes de mayo podrían estar acabadas las obras de emergencia que está realizando la Consellería de Política Territorial en el municipio de Baiona, con motivo de las inundaciones que afectaron al barrio de Sabarís el pasado otoño.

La conselleira María José Caride visitó los trabajos en la mañana de ayer y explicó que la actuación más importante se desarrolla en la PO-552, donde se están instalando tubos de drenaje bajo la calzada para evitar que la carretera actúe como presa artificial y provoque inundaciones cuando el río Miñor baje crecido por la lluvia.

En estas obras de emergencia, valoradas en 1,5 millones de euros, Política Territorial remodelará la glorieta que conecta la carretera con el acceso a la playa de A Ladeira, con una actuación que prevé la recuperación del río Groba. Este cauce fue alterado por la intensidad de la corriente y se prevé la construcción de un puente más elevado.

La consellería también está reconstruyendo el puente del Muiño, que tendrá dos carriles de circulación y un paso peatonal, así como el levantamiento de otro puente para unir los barrios de Granxa, en Baiona, y Pinzás, en Gondomar.

"No solucionan los problemas, pero contribuyen a suavizar los efectos", aseguró la conselleira de Política Territorial, que también recordó que las obras previstas por la Consellería de Medio Ambiente en el cauce de los ríos tratará de paliar estas inundaciones.