Verónica Palleiro / PONTEAREAS

Los encuentros amorosos ya no tienen impedimentos en Arcos. La Comunidad de Montes se ha encargado de limpiar las inmediaciones de su admirada Pena dos Namorados. Se trata de tres enormes piedras colocadas de modo sorprendente que, según cuenta la tradición popular, han servido de punto de queda para las parejas del lugar.

Los vecinos limpiaron los sedimentos de la parte superior de la piedra, cortaron los pinos e instalaron barreras de protección para impedir que los vehículos accedan a las cercanías de este megalito. Para quienes quieran visitarla, la Comunidad de Montes de Arcos ha habilitado una zona de aparcamiento, ha instalado mesas nuevas y bancos en una zona recreativa.

Retiraron todo el escombro existente y recuperaron una piedra en la que antiguamente se golpeaba en centeno. El acondicionamiento fue completo, los vecinos colocaron varias señalizaciones en la N-120. Así los turistas sabrán cómo llegar hasta la Pena dos Enamorados y hasta la Piedra del Equilibrio. En una placa se narra su leyenda.

Los vecinos aprovecharon el acondicionamiento de la zona para celebrar el Día del Árbol. Las actuaciones realizadas estuvieron financiadas por la Consellería de Medio Rural y por la Dirección Xeral de Turismo.